blog sindria

martes, 24 de enero de 2017

Sin sombra

Eres completamente inasible, intocable e imperceptible
Abandonaste tu sombra, los rayos de luz entre tus átomos
Tu silencio me quiebra y alimenta la incomprensión
pero es la muerte, parte de la vida
a veces demasiado temprana, inesperada
mucho más de lo que desearíamos.
Tú, Annie,
nada sin billete de vuelta
estatua de cenizas
inexistencia hecha realidad
ojalá
tan solo por unos segundos
pudiera volver a mirar tu respiración
pero en este camino
que recorremos por etapas
perdemos,
nos despedimos
de los que nos abandonan
convertidos ahora
en recuerdos que nos acompañan en la nostalgia
en soledad y compañía.