blog sindria

domingo, 9 de octubre de 2016

A morir

Borran las olas,
las huellas que vamos dejando atrás.
Somos espectadores,
de los autobuses que pasan,
del esfuerzo en compañía,
de la lluvia que asoma tímidamente
y es así como nos habla la muerte.
Odiamos, perdonamos y queremos a nuestras familias,
y mientras, ella,
nos abriga,
siempre misteriosa con cada amanecer.
Brillan nuestros ojos de amor,
olvidamos las penas junto a los amigos
y ella nos espera tranquila,
tan desconocida, tan presente.
Añoramos a los que estuvieron,
a los que están lejos.
Soñamos,
por escapar de algunas rutinas,
por sabernos perfectos y capaces entre imágenes
y no se cansa la sombra de recordarnos,
que somos una mota de polvo más,
un punto insignificante encima de un trozo de tierra.
Atravesamos los parques, bosques y selvas
de la infancia, adolescencia y madurez.
Maduramos más o menos,
más tarde o más temprano,
quizá nunca
y no es tristeza,
pero ella,
nos dormirá,
para siempre,
entre sus oscuros brazos.
Ya no hablaremos allí,
de dolor,
duda,
lágrimas,
rabia,
odio,
constancia,
libertad, igualdad e injusticia.
Seremos allí,
el mismo silencio,
los mismos huesos despellejados,
las mismas almas olvidadas.








lunes, 3 de octubre de 2016

No te vayas

-Amor mío, por favor no me hagas esto.
-Tienes que entenderlo, no puedo quedarme eternamente bajo el hueco de tu ala. Necesito respirar, esfumarme, evaporarme y formar parte del entorno.
-Pero¿ qué necesitas? Aquí tienes calor y cobijo. Sé que de vez en cuando las paredes tienen humedades, pero eso, eso ya sabes que es temporal. Te necesito, yo no sé vivir sin tu olor, sin el perfume que penetra cada día mis poros.
-Eso mismo, yo no deseo ser el que tapone y ahogue tu piel. Yo no quiero ser partícipe de tu dependencia, de tu vergüenza cuando no estoy. Yo te dejo para que aprendas a ser tú, con todas las imperfecciones que supone ser humana.
-Nooooooo, por favor, te lo ruego, ¿qué mejor lugar que este? Entre vello, piel y rocío.
- Eso mismo, ya estoy harto de luchar contra el mismo mar y su oleaje. Me esperan fuera de este nido mil paisajes por sobrevolar.
-Voy a sufrir mucho, lo sabes, seré el hazmereír de conocidos y desconocidos. Sola, nadie va a quererme, eres tú quien me ha protegido durante todo este tiempo, quien ha ocultado mis imperfecciones, quien ha disimulado lo que salía de mi interior.
-Vas a aprender mucho enfrentándote a esta situación, dejando que los demás descubran cómo hueles de verdad.
-Cariño, corazón, todo el día pegados, Desodorante no puedes hacerlo.
-Es lo mejor que te puede  suceder a estas alturas de la vida, que despliegue mis alas, que salga corriendo  para que encuentres una solución adecuada.
-Ay dios, Desodorante Antitranspirante Martínez ¡qué dolor más grande!
-Vamos, todo tiene solución, mira hacia adelante y no te hundas entre sudores, lo conseguirás.
-Me va a costar, pero qué remedio, ahora me toca aceptarlo....
-Adiós Axila, no estuvo tan mal estos años contigo.
-Hombre ¡menos mal! eso me consuela,ya me quedo más tranquila.
-Disfruta de tu libertad.
-Eso intentaré.