blog sindria

martes, 24 de mayo de 2016

Muerte famosa

Nos recuerda la muerte que no la recordaremos.
Quedarán los abrazos congelados y el canto sordo de los pájaros.
No habrá besos entre abrazos enloquecidos, gotas de lluvia y olor a mimosa.
Ese día tan inesperado borrará los paseos en bicicleta, el hastío de los pelos en la ropa y las carcajadas tan bien compartidas.
Se esfumarán nuestros grandes o pequeños complejos,
las ideas que nos acompañaron a lo largo de nuestras insignificantes vidas.
Vestida de huesos y polvo ahogará los sueños realizados y los que se quedaron en la crisálida.
En ese negro lugar no cabrán los lamentos, las quejas el odio y los helados de avellanas.
Allí, las fronteras, el racismo y la ansiada libertad no existirán.
Reinará la ausencia de dudas, las heridas y las ganas de pisotear.
Nos abandonará el aburrimiento, la envidia y las cervezas frías.
No serán admiradas las fornas de las nubes y los graffitis declarando amor.
Se quedará, en el otro lado, todo lo que creímos que era nuestro.
Y quizá suene Out of nowhere en los funerales para que las lágrimas se conviertan en sonrisas.
A lo mejor escucharemos el baile de las estrellas o la sabiduría del silencio.
¿Quién sabe?




4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. O quizá recordemos viejas sonrisas compartidas con antepasados ya fruto del recuerdo que nos hagan sonreir una vez más, o incluso es posible que nueva sangre cristalice y nos haga resucitar del marasmo aletargado. La muerte nos recordará que la vida se abre paso irremediablemente, y que no importa de dónde venimos, sino a dónde vamos. Dueños de nuestra propia voluntad, no habrá obstáculo, barricada o agujero que nos haga renunciar a continuarla como nos salga de nuestras santas gónadas. Puede que algún día una nueva cara se nos haga tan familiar que nos haga darnos cuenta realmente de dónde venimos. No estaremos solos, y quizá suene para entonces "imagine"...y seremos uno, todos seremos uno.

    ResponderEliminar
  3. Perdón por los borrados, eran errores de mecanografía, soy un pésimo mecanógrafo

    ResponderEliminar