blog sindria

viernes, 26 de febrero de 2016

Allá en el universo


Me he imaginado nadando en medio del universo mientras avanzan las ruedas de la bicicleta sobre el asfalto.
Miro a los transeúntes pero mi cabeza va recorriendo sin cesar  el inconcebible infinito.
No encuentro muros, fronteras, barreras, límites ni miedos que paralicen este camino inefable.
Todo es nuevo alrededor y no existen palabras para describir lo que no podemos experimentar.
Quiero creer que hay una quietud allá arriba, una distancia de esta, a veces, absurda realidad llena de ego.
Acercarme a la inexistencia, ese fin que nos espera en algún instante y aceptarlo como una de las reglas del juego.
No hay racionalidad en los planetas, las estrellas, las galaxias y esta respiración que nos posee.
Y hay mucho misterio fuera,
también dentro.
Nos vive un desconocimiento absoluto sobre la conciencia que nos conduce y aceptamos como parte de la gran incógnita  de la existencia y su evolución.
Hay muchos viajes por realizar,
y el destino de algunos de ellos podría  simplemente ser:
comprender que estamos hecho de universo, de sustancias que nos ha ofrecido este planeta.
Solo somos fruto, una especie,un sencillo suspiro.
Un cuerpo desnudo a menudo disfrazado.
No somos nada.






No hay comentarios:

Publicar un comentario