blog sindria

jueves, 28 de enero de 2016

MADAME CARCAJADA

Se ríe la carcajada del aburrimiento,
nos despoja y libera de lo absurdo, lo ridículo  y  el sinsentido que a veces provoca ser y hacer.
Posee las almas que se acompañan y comparten  y no deja que nos miremos a los ojos para no morir ahogados en la marea que sigue subiendo imparable.
La carcajada aleja el drama y las preocupaciones,
ella,
existe para recordarnos que nada es tan grave, complejo e inamovible.
Nos planta cara, y nos “abdominea” el vientre,
ella, nos vuelve más pájaros.
Se ríe la carcajada de nosotros, de la rutina, las normas, órdenes, prohibiciones y obligaciones.
Nos visita repentina, sorprendente y con los brazos extendidos
nos  regala complicidad, comprensión y empatía.
La acogemos como nuestro mejor huésped,
la tratamos como a nuestros hij@s.
Se despierta vendaval y nos arroja del micro mundo en el  que habitamos y limitamos.
Nos arropa con la manta de su relatividad y fuerza para volver a arrancar de nuevo.
Ahuyenta  las suposiciones infundadas, las críticas que hieren, las jerarquías y sus juegos,
la carcajajajajajajajajada esfuma todos los disfraces.
Alimenta la sabiduría su
“JUA JUA JUA JUA JUA JUA JUA JUA “
reconectándonos con este mundo, al que a menudo,
nos enfrentamos con los sueños que nos viven.
Sopapea la carcajada al odio, los celos y la envidia.
Sale decidida a enterrar el enfado y su rencor  permitiéndonos hacer las paces con la existencia.
La amo, como la trucha al trucho,
porque une,
relaja,
enseña.
Porque nos brinda el humor,
el que tanto necesitamos para no tomarnos todo este asunto misterioso,
de manera tan seria.


No hay comentarios:

Publicar un comentario