blog sindria

lunes, 7 de diciembre de 2015

SATURDAY MORNING

¡¿Cómo no amar el sábado por la mañana?!
El desmelenado de viernes noche inesperado,
de adorable cansancio
e insomnio de pedestal.
Respirar el desayuno de estrellas,
diamantes,
tostadas de plata, tomates de oro,
café de risas flojas, relajadas, con mejillas coloradas,y
miradas de lasciva complicidad.
Sábado con trueque de olores  y perfumes,
vibraciones profundas,
y cosquilleos imperceptibles que recuerdan ya
la visita suave.
¿Cómo no sentir desvanecerse la piel y los huesos?
Ser pura y absoluta ingravidez .
Ir a trabajar en alfombra,
olvidar las grandes nimiedades.
las preOcupaciones de moda.
Ser,
PlAcEr,
chicle,
ESponJA,
viento,
RAÍZ inquebrantable.
Olvidar la primera persona del singular,
acoger a la TERCERA del plural,
nosotros, NOSOTROS,nosotros, nosotros.
Sumar 1 al soliloquio
y batir la soledad a punto de nieve.
¿Cómo no paladear el río que pasa entre las paredes de la anatomía?
Sábado que antecede a domingo de agujetas,
¡AGUJETAS!
"AMO las yo a ELLAS"
¡HUELLAS de movimientos, antes aparcados!
Sábado de menú sin carta ni mesa
pero con mantel nórdico,
que acaba por suicidarse del colchón al suelo,
rodeado de llamas sonoras.
Uno de esos sábados que no se olvidan,
aquel que parece ser sueño porque no se repite.
Ese sábado de cohetes, globos aerostáticos, y
labios enrojecidos.






No hay comentarios:

Publicar un comentario