blog sindria

jueves, 17 de diciembre de 2015

Números, numeritos, esos pequeños detalles


Se nos montan y amontonan,
los números,
nos montan,
nos montan números,
¡LOS NÚMEROS!
Cabalgan,
sin parar,
cual percherón adolescente
El 0123456789,
ganan maratones,
irons mans,
triatlones, y
desafían a la luz.
¡Los números!
Nos desean,
nos vuelven calvos,
canosos,
arrugados y juegan al parchís,
y como mi abuela,
siempre ganan.
Nos cuentan atrás,
nos acercan
a eso,
que todos tenemos en común,
pero que desconocemos si está de muerte.
Montañas de granos de números,
que nos cubrirán los pies
las piernas y las bromas.
En la playa o en el monte,
donde sea,
pero siempre encorvándonos,
hacia la super nada más absoluta,
un lugar en el que no podremos seguir contando,
los números,
un peculiar agujero silencioso
sin paisaje,
canciones,
ideas,
placeres,
ni movimientos.
Los números,
añaden dolor,
enfermedad, y
espero,
más sabiduría.
Se posan,
aposentan,
apoltronan,
presionan,
aprietan, y conducen,
hacia lo más desconocido.
Los números,
rama, a rama,
hacen el nido,
bailan ,pían,
y nos recuerdan,
siempre nos recuerdan
que nada para la metamorfosis.
Los números,
nos ponen tacones,
nos pintan los labios,
nos ejercitan los músculos,
y nos hacen abandonar
algún que otro vicio....
Los números nos hacen hablar,
de los números,
de lo que solíamos hacer,
de lo que ya no hacemos,
de lo que ahora hacen otros,
con menos números.
Los números nos echan cubos de agua fría,
porque los números,
no esperan,
los números,
siempre tienen prisa.












No hay comentarios:

Publicar un comentario