blog sindria

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Luchas

Sigue empujando las ruedas de su silla,
con su mejor sonrisa.
Cojea con gran dignidad.
Se levanta, cada mañana, sin su brazo,
sin la vista, con los oídos eternamente taponados.
Se dirige todos los días,
a la puerta del mismo supermercado,
a la misma esquina con su vaso de plástico.
Amanece con resaca, otra vez,
jurándose que sería la última vez.
Avanza por la calle,
sin entender quién y por qué mataron a sus hijos.
Se acuesta con la almohada mojada,
con el corazón seco,
con la fuerza de volver a ponerse en pie.
Se pierde, aunque no hay selva ni desierto aparentes.
Lucha,
lucha sin ganas, hasta encontrarlas de nuevo.
Se arrastra, se acurruca en un cajero,
en un parque y abre otra vez los ojos.
Pasea un carro,
lleno de chatarras,
mete la cabeza en la basura,
y pesca con un palo
lo que para nosotros ya es inútil.
Se encierra entre paredes,
por miedo a que le miren o juzguen,
pero con ganas de abrir las puertas del mundo.
Persigue los sueños con el peso del dolor y la tristeza.
Quema los kilómetros,
en busca de metas que le aferren a la vida.
Pelea para encontrar un lugar en el mundo
y no se rinde, no agacha la cabeza,
porque erguida,
percibe mejor el horizonte.



martes, 22 de septiembre de 2015

Otro gallo....


Si supiera ser granada,
pólvora,
o bomba atómica......
¡¡¡¡¡PIM PAM PUM, BANG, BUUUUUUUUM!!!!!!!!
Volcán con contrato indefinido,
big bang en siglo 21.
¡¡¡¡¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHHHH!!!!!!
y más aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh.
Si supiera ser abrenueces,
para indagar dentro de la cáscara......
Sacacorchos y sacar los tapones....
Llave inglesa que aprieta lo que va suelto.
Aspiradora......
Escoba y martillo.
Si llegase a ser bisturí, colador y grúa.
Si fuera andamio, brocha y goma de borrar.
Esparadrapo y escayola.
Si lograse ser cuchillo, hoja en blanco,
y olla a presión.
Si por alguna casualidad consiguiese ser
brújula, batería, pilas y cargador,
si al menos alguna vez fuese extractor,
ventilador o molino.
Si consiguiera ser reloj, lupa o guitarra.
Si resulta que un día me levanto y tengo forma
de hamaca, de almohada o colchón.
Si por unos instantes mi piel fuera
de asfalto, de cemento, de piedra o alquitrán.
Si de repente kafka me transformara
en bolígrafo, micrófono, chupete o maraca.
Si me vuelvo peluche tumbado,
si muto a bufanda, embudo, cámara de fotos o tijeras.
Si esto ocurriese, sucede, acontece y pasa,
si se da el caso,
si se hace realidad,
otro gallo cantaría,
aunque,
de ese modo,
no lo escucharía.


Nos ha invadido y ¡MENOS MAL!



Entro en una peluquería y hay un grupo de música tocando para los que vienen a cambiar de look.
En el interior de una sala de gimnasio tenemos a una banda (cada dos horas) sudando la camiseta para otros que también sudan mientras escuchan.
Hay conciertos en los metros, en los trenes,en los aviones, en los hospitales, en supermercados, dentro de todos los centros comerciales y  en cada rincón de las céntricas calles de la ciudad.
Hay música en directo en las plazas, todos los días,
músicos con INSTRUMENTOS, con VOCES, dentro de todas las tiendas de ropa de moda.
Notas humanas que animan las colas del INEM,
Melodías directas en las salas de descanso de cada trabajo,
armonías que invaden las playas, las torres  y los museos como el polen que cubre las aceras en primavera.
Pentagramas instantáneos que acompañan las carreras populares.
Conciertos en todos los bares y restaurantes,
sin cesar, sin tregua,
abarrotando los cuerpos de grandiosidad, de serenidad, de esperanza,
los corazones de piel de gallina.
Creadores de magia en los circos, en las películas,
en el monte, en medio de una jodida guerra.
Música que apaga las dictaduras,
que ahuyenta las penas, los males,
que nos une y nos transporta sin billete,
sin maleta.
Sonidos que penetran el alma,
que nos arrancan las lágrimas y llenan las comisuras de mar
mientras sonreímos.
Aquel instante en el que el tiempo se detiene
todo recobra sentido,
y el mundo es mucho más bello
de lo que a menudo nos hacen creer.
¡OJALÁ!



domingo, 20 de septiembre de 2015

las orillas no se acaban


Se perdieron los remos de la barca.
El agua entraba poco a poco,
mojaba los pies, las rodillas,
la cintura, el pecho, el cuello.
Se soltó, se dejó, se quiso abandonar, pero,
hubo brazos y piernas,
todavía dispuestos,
animados a moverse.
Músculos que quisieron conducir al resto
hasta la orilla,
aquella que parecía tan lejana,
a la que pensó no volver jamás.
Allí, con los pies temblorosos,
los brazos desgarrados,
las piernas rendidas,
guiadas por un cerebro quizás aburrido,
a lo mejor cansado, despistado, descarriado, desorientado,
puede que perdido,
pero todavía con fuerzas y ganas de seguir,
por algo,
por alguien.
Por seguir dando abrazos,
continuar equivocándose,
por saber que hay mucha energía,
a veces malgastada, otras" biengastada"
por buscar la paz,
esa,
que sólo existe en el corazón,
ese,
que desea
por encima de todo,
seguir amando.

martes, 8 de septiembre de 2015

Mucho más que acumular basura



A lo mejor era porque  observaba mucho a los perros y los envidiaba por lo que decidió un buen día montar su propia escuela perruna en el Cinosagro (perro blanco) lo que sería a día de hoy un gimnasio, aunque en la Antigua Grecia y en la segunda mitad del siglo IV ac.
No era una escuela donde educar animales, bueno, animales sí, pero no perros.
¿Se levantaría un día Antístenes con sus filosofadas matutinas, pensando en las enseñanzas de su profesor Sócrates y se diría a sí mismo, podríamos ser igual de felices que los perros (kyon) ?
Se pondría manos a la obra y montó así la escuela Cínica (los cínicos son pues unos kyones), la escuela que enseñaría la filosofía del Cinismo, aquella que admiraba la liberación de toda posesión, la oposición a toda norma y convención social. Todo un aprendizaje de cómo llevar una vida plena prescindiendo de todo lo material y saltándose a la torera todo lo que en aquel entonces organizaba una sociedad. El problema era que muchos de los cínicos se quedaban en la teoría y no promulgaban con el ejemplo, por eso a día de hoy un cínico no es una persona austera o sencilla sino una persona que miente con descaro sin ocultarse ni sentir vergüenza.
Uno de los alumnos más famosos de la época fue Diógenes, aquel que hoy por hoy conocemos por acumular basura, aunque él se dedicara más a vagar por las calles y a escribir tratados sobre cómo ser una persona realmente honrada. Hicesias, su padre, era un banquero que se dedicaba a fabricar monedas falsas junto a su hijo (los arqueólogos han encontrado muchas monedas  firmadas con el nombre de Hicesias) aunque se dice que con fines políticos y no por lucro personal. Es por ello que los desterraron a Atenas y así fue como llegó a la escuela de Antístenes.
Diógenes de Sínope (Ciudad de Turquía) era un  filósofo griego muy aunténtico.
Vivió en toneles, comía carne cruda junto a los perros, se acostaba con mujeres en la calle, caminaba con una lámpara durante el día en busca de gente honrada, rechazó el politeísmo, predicaba el ascetismo y dicen que murió intoxicado por comer carne de pulpo cruda cuando fue capturado por unos piratas para ser vendido como esclavo cuando se dirigía a Egina(islas Sarónicas, Grecia).
Se dice que Alejandro Magno quiso conocer al peculiar filósofo que vivía con su jauría de perros. Entabló conversación con el por entonces anciano y le preguntó si podía hacer algo para mejorar su situación. Diógenes le contestó: "Sí apártate que me estás tapando el sol".
Al dueño de Grecia le causó tal admiración que dijo:"De no ser Alejandro, yo habría deseado ser Diógenes".

Me hubiera gustado sentarme junto este hombre para escuchar sus mil y una reflexiones:

"Callando es como se aprende a oír, oyendo es como se aprende a hablar; y luego, hablando se aprende a callar."
"Gente mucha, personas pocas".

A menudo las palabras esconden significados desconocidos.


miércoles, 2 de septiembre de 2015

está en el ambiente?

VAMOS, VAMOS, venimos, VOLVEMOS,
INTENTAMOS, buscamos, buscamos,
siempre, MUCHO
¿demasiado?
PENSAMOS, PENSAMOS, reflexionamos,
inventamos, elucubramos, imaginamos,
posibilidades infinitamente posibles,
nos PARALIZAMOS.
SOÑAMOS, soñamos, en grande, EN PEQUEÑO,
seguimos haciéndolo,
llegamos,
a medias, ENTEROS,
decepcionados,
CONSEGUIMOS, a lo mejor,
ABAndonamos,
nos rendimos,
ACEPTAMOS, ACEPTAMOS,
crecemos, reímos, nos atrapamos,
nos aburrimos,
AVANZAMOS, avanzamos, RETROcedemos.
ODIAMOS, odiamos,
a otros,
a nosotros.
Nos enfadamos, ENFURECEMOS,
nos envidiamos, nos perdemos,
NOS PERDEMOS,
giramos,
sin cesar, sin cambiar,
con raras y absurdas opciones,
sin certezas, sin sentido, sin bases, a ciegas.
Nos aislamos, nos evadimos, nos escondemos,
de lo nuestro, de lo de más allá,
DEMOSTRAMOS, sin necesidad,
nos avergonzamos de lo que no es vergonzoso.
TEMBLAMOS, sin peliGRO,
HUIMOS, lejos o cerca.
PREGUNTAMOS, preguntamos,
rogamos y rezamos,
ESTUDIAMOS, estudiamos, estudiamos, gastamos,
y nos conformamos, nos reprimimos, nos agachamos,
nos olvidamos.
CAMINAMOS, borramos, reconstruimos,
y empezamos DE cero.