blog sindria

lunes, 31 de agosto de 2015

Animaladas


Puede que vivamos engañados durante muchos años, pero llega un día en el que se hace la luz, aunque no se nos encienda una bombilla encima de la cabeza, aunque lo que descubramos no nos haga multimillonarios y famosos y simplemente nos alegre saciando la curiosidad, que no nos mata como a los gatos ¿ o sí? seguramente...siempre llega el humano a su límite.
Pues a lo que iba, pequeños detalles en los que uno no repara si no se detiene unos segundos a analizarlos. Chorradas, palabras, que están ahí y a veces no tienen su referente en la realidad de lo materialmente demostrable.

¿Alguien ha visto alguna vez una tortuga con cuerpo de oso, un oso con cabeza de tortuga?

Ya he visto cerdos vietnamitas con correa a punto de cruzar la calle, cabritos repudiados por sus madres, alimentados con biberón, tan humanizados que cuando llegan a la adolescencia "cabral" intentan montarse una pierna dejando el rastro cual manguera descontrolada y recibiendo como consecuencia de su comportamiento el apodo de Torrente, el brazo de la ley.
He visto, en el tejado de una casa de un barrio de Buenos Aires llamado Isidro Casanova, un perro copulando con un gato, y aunque no os pueda mostrar la foto os juro que es la pura verdad.
He visto patos ahogando a las patas para poder reproducirse.
No he visto a las mantis comerse a los "mantos" pero es así.

El caso es que para ir contestando a la pregunta, yo jamás he visto un TORTUOSO, sin embargo todo el mundo habla de él. "Tortuoso esto, tortuoso lo otro, tortuoso lo de más allá".
Que alguien me ayude a ponerle cara y cuerpo a este animal que tanto molesta, porque no lo he encontrado en el google, ni en la enciclopedia de animales que tengo guardada en el armario, ni siquiera en los reportajes de Félix Rodríguez de la Fuente.

Si supieseis de su existencia hacédmelo saber, porque me muero de ganas de verlo.

FIRMADO:

Una tortuosa curiosa.



No hay comentarios:

Publicar un comentario