blog sindria

lunes, 31 de agosto de 2015

Animaladas


Puede que vivamos engañados durante muchos años, pero llega un día en el que se hace la luz, aunque no se nos encienda una bombilla encima de la cabeza, aunque lo que descubramos no nos haga multimillonarios y famosos y simplemente nos alegre saciando la curiosidad, que no nos mata como a los gatos ¿ o sí? seguramente...siempre llega el humano a su límite.
Pues a lo que iba, pequeños detalles en los que uno no repara si no se detiene unos segundos a analizarlos. Chorradas, palabras, que están ahí y a veces no tienen su referente en la realidad de lo materialmente demostrable.

¿Alguien ha visto alguna vez una tortuga con cuerpo de oso, un oso con cabeza de tortuga?

Ya he visto cerdos vietnamitas con correa a punto de cruzar la calle, cabritos repudiados por sus madres, alimentados con biberón, tan humanizados que cuando llegan a la adolescencia "cabral" intentan montarse una pierna dejando el rastro cual manguera descontrolada y recibiendo como consecuencia de su comportamiento el apodo de Torrente, el brazo de la ley.
He visto, en el tejado de una casa de un barrio de Buenos Aires llamado Isidro Casanova, un perro copulando con un gato, y aunque no os pueda mostrar la foto os juro que es la pura verdad.
He visto patos ahogando a las patas para poder reproducirse.
No he visto a las mantis comerse a los "mantos" pero es así.

El caso es que para ir contestando a la pregunta, yo jamás he visto un TORTUOSO, sin embargo todo el mundo habla de él. "Tortuoso esto, tortuoso lo otro, tortuoso lo de más allá".
Que alguien me ayude a ponerle cara y cuerpo a este animal que tanto molesta, porque no lo he encontrado en el google, ni en la enciclopedia de animales que tengo guardada en el armario, ni siquiera en los reportajes de Félix Rodríguez de la Fuente.

Si supieseis de su existencia hacédmelo saber, porque me muero de ganas de verlo.

FIRMADO:

Una tortuosa curiosa.



Se mueve, se mueve

Me llevo los ojos de paseo
y se posan donde yo quiero.
Y puedo, tengo, tenemos
la maravillosa capacidad de mover cada músculo,
con salud,
para ir de un lado a otro, sin dolor y con energía,
esa que nos hace ponernos en pie cada día.
Somos afortunados,
responden nuestros órganos y
nos permiten seguir, cada mañana,
para construir una historia
que dormirá bajo la luna,
esa que sigue iluminándonos en las noches,
oscuras o claras.
Hay combustible en los pies,
amazonas en los pulmones,
una amistad llamada respiración,
mucho amor por entregar,
tantos abrazos por escribir!

domingo, 30 de agosto de 2015

Algún tatuaje


Se tatúa la espalda
en su nombre y
el dolor que escribe la aguja,
atraviesa la piel y
no es comparable a la palabra
AUSENCIA
que hay esculpida en el alma.
Acortamos la distancia,
hacia su cuerpo ya desaparecido.
Persiguiendo sus pasos,
reencontrándonos con sus últimos años
en la capital argentina.
Puede que nos mire desde otra energía,
con otra forma, en otra dimensión
y así,
puedo sonreírle un poco,
para que sepa que es por ella.
No nos espera,
y en el cementerio,
delante de una dura y fría piedra
con un ramo blanco,
se posan dos nubes
para llorar y justo,
bajando la mirada,
dos dientes de león,
posados delante de su lápida.
Los golpes, incrustados,
en no sé qué parte del cuerpo
a veces entre pecho y espalda,
otros en el estómago,
se acurrucan y se transforman
en tristeza,
que viene y se va
por algún poro de la piel.
Los cambios,
imparables,
nos hacen,
como pajarillos recién nacidos,
caernos de las ramas,
justo a tiempo para empezar
a mirar la vida de otra manera.
El jarro de agua fría
nos despierta hacia un nuevo camino,
nos regala la fuerza para seguir
con los ojos abiertos y
las ganas de aprovechar cada instante
tan efímeros,
tan rápidos,
tan vivos.

martes, 11 de agosto de 2015

MAR


Porque nos persigue,
navegamos entre oleajes que nos marean,
nos arrastran, nos abruman y envuelven.
La barca de un lado a otro
y nosotros abajo y arriba del agua
sabiendo a sal,
algas,
a carne de humanidad.
Nos ahogamos unos instantes
para reflotar entre densidades que no conocemos.
Rayos, fuerzas inasibles
son amantes que no elegimos.
Los brazos estirados de auxilio
ante un cielo mudo
y los pies inundados,
ya no encuentran tierra firme.
Hay truenos, relámpagos y
los gritos agudos, angustiados
que no encuentran respuesta.
Y el mar en los ojos,
y las olas en las mejillas
y en el alma una grieta,
que desgarra el cordón,
que deshace la pangea.

Mente, esa gran incógnita



Existen momentos de comprensión,segundos, minutos tal vez. Esos instantes en los que nos perdonamos a nosotros mismos, en los que nos respetamos sin exigirnos más de lo que somos, sin anhelar más de lo que tenemos, sin desear otra vida que la propia, sin tensiones, ni ansiedad, ni siquiera dolor o tristeza.
Hay conexiones que nos hacen ver que vamos por el buen camino, que no estamos tan equivocados, perdidos ni tan solos.
Es tan, o parece tan fácil elegir entre pensamientos, que simplemente si escogemos el que sabemos que nos hará sentir bien, nuestros actos nos conducirán a una realidad completamente diferente a la de escoger el que sabemos que nos robará la energía y nos hundirá en una especie de miseria de la que no sabemos cómo salir. Debería ser tan sencillo, seguir la intuición, dejar de pensar y sentir mucho más.
La mente debería ser educada para que fuera nuestra amiga y no una taladradora que madruga y trasnocha.
Hay tantas posibilidades, tantas alternativas, tantas soluciones, que me cuesta entender por qué a veces somos tan débiles como para abandonarnos completamente a la tristeza y quedarnos enredados en ella sin saber cómo detenerla. Hay tantos nudos bloqueando nuestro cuerpo, tantas heridas que no están curadas, que quizá por no escucharlas y querer seguir taponándolas, nos perdemos en un océano de castigos y sedantes que nos producen hastío, desesperanza, depresión, desilusión y pesimismo.
Sin tan sólo supiéramos cómo calmar las ideas que nos hacen odiarnos, cambiar la deriva por la cima, la rabia por la risa, los complejos por esfuerzo, el pesimismo por la decisión de tomar las riendas de nuestra vida dejando cada vez más atrás la queja, queriendo ser mejor persona, más conscientes y no caer en el mismo hoyo una y otra vez.
¿Será que somos adictos a la duda? A la insatisfacción? ¿Será que no somos capaces de reconocer que la imperfección ESTÁ, EXISTE y es maravillosa?
No existen vidas, mentes, cuerpos y almas perfectas. No existe un estado de Nirvana eterno, a no ser que nos visite la muerte.
Hay, están ahí: los obstáculos y sólo podemos presentarnos, conocernos, respetarlos, convivir, aceptarlos y dejarlos marchar por donde vinieron. Abrazarlos y agradecer que estén cerca para enseñarnos que constantemente suceden cosas y que son ellas las que nos fortalecen, las que nos recuerdan que todo depende de la actitud que tomemos ante lo que sucede ante nuestros ojos.
Nadie dijo que flotaríamos entre nubes de algodón, pero sí podemos respirar, analizar y relajarnos ante los pensamientos que generan emociones en nuestro cuerpo.
Llegará un día en el que incluso lo que vivimos con drama se transforme en recuerdo sonriente.
Habrá un día  en el que consigamos que nuestra mente no agrande o agrave lo que sucede a nuestro alrededor.
Será ese día, en el que podamos elegir entre llorar durante unos minutos y pasar página o agarrarnos a la pena como un clavo ardiendo y quemarnos mucho más rápido de lo que hubiéramos deseado.
El debate transcurre entre la destrucción y el respeto. Entre despreciar el entorno, lo nuestro, o cuidar lo que somos y lo que existe.
Hay tantas, tantas y tantas maneras de sentirse bien, de cambiar una energía por otra, que no comprendo cómo se nos escapa a menudo tan rápido escoger la opción correcta y no siempre la más fácil.
Nos conocemos muy bien y sabemos cómo hacernos daño mientras los demás, sin embargo nos respetan y aprecian.
Sabemos tan bien generar infiernos, que nos convertimos en expertos en la materia olvidándonos de que siempre, absolutamente siempre hay otra opción mucho más válida y adecuada para olvidar, para vivir en paz.

lunes, 3 de agosto de 2015

wherever you are. Donde quiera que estés.

Very far away,                                           Muy lejos
so far away from me,                                 tan lejos de mí,
she was singing her pain,                           ella cantaba su pena
cleaning her soul.                                       limpiaba su alma.
She died,                                                     Murió,
no father,                                                     sin padre
no mother to cry.                                         ni madre que lloraran.
She tried,                                                     Ella lo intentaba
she could't sleep                                           no podía dormir 
without tears.                                               sin lágrimas.
She was sad,                                                Estaba triste,
she was lost,                                                estaba perdida
she was deeply hurt.                                    estaba profundamente herida. 
Now she rests,                                              Ahora descansa
forever,                                                         para siempre
in my heart.                                                   en mi corazón.
She'll never come back                                 Nunca volverá
she will always be here,                                siempre estará aquí
in my breath,                                                 en mi respiración
in a smile                                                       en una sonrisa
in my bones.                                                  en mis huesos.
She was searching                                          Estuvo buscando
happiness                                                        la felicidad
i was waiting                                                  estuve esperando
her hugs,                                                         sus abrazos,
she found hope                                               ella encontró esperanza
i felt angry,                                                     yo me sentí enfadada
she tried to be glad,                                         intentaba estar contenta
to do her best,                                                 hacer lo mejor que supo
she gave me life,                                             me dio la vida
i love her,                                                        la quiero
i needed her,                                                   la necesité
i couldn't understand.                                      no podía entender.
She tried,                                                         Ella lo intentaba
she always tried,                                              siempre lo intentaba.
she was mum.                                                  era mi mami.
She hid                                                             Ella se escondía
she screamed,                                                   chillaba,
she laugh,                                                         se reía.
i missed her,                                                     La eché de menos
i miss her.                                                         la echo de menos, la echaré de menos.