blog sindria

viernes, 20 de marzo de 2015

PLASTILINA

Tatuada
de palabras compartidas, confesiones,
lágrimas, abrazos y miradas cómplices.
Huellas de nombres propios
cuyo eco se escucha en las astillas de los huesos
en este camino que duerme y despierta.
Figura moldeada
por ojos, dedos, consejos, orejas, alientos y críticas.
En la profundidad de lo que no alcanzo a ver,
ni entender,
hay una olla rebosante de
bailes,
secretos,
carcajadas,
historias,
saltos,
paseos y
amaneceres de memoria.
En lugares que no puedo tocar
hay poesías,
músicas sedosas y bromas incansables.
Dentro de este espacio que ocupo
está
La Cañada, Lliria, Valencia,
Marsella, las Landas, Cataluña y Argentina.
Soy plastilina moldeada por los encuentros
que me sobrecogieron y cuyas brasas
encienden todavía la felicidad
de haber compartido,
la felicidad de poder seguir amando,



No hay comentarios:

Publicar un comentario