blog sindria

martes, 6 de enero de 2015

CON..............

Constato que soy consciente y completamente inconstante en esta condición humana.
Condicionada por otras conciencias conectadas a ciertas contorsiones cuyo contorno indefinido crea complejas controversias.
Controlados por el consorcio que conserva la compenetración para congelar las ideas y los corazones.
Considerando así la falta de respeto hacia la libertad.
Contándonos cuentos convexos, cóncavos y conmemorables hasta conciliar un inconsciente colectivo contradictorio.
¡La concha! ¿Tanta contextualizada confabulación histórico-política nos toca concebir?
Compañeros y compañeras abogaría por un consenso de sencilla y preciosa simplicidad.
Un regreso a lo mejor del conocido pasado condimentado con lo mejor del futuro que está por concretar.
¡Conchavémosnos para calmar los continentes llenos de confusos contenidos!
Cantemos al amor condensado, concentrándonos en convertir lo complicado en puentes consistentes.
Condenando las sinfonías que enloquecen los cerebros.
Compartiendo la composición simbiótica de la tierra y la vida.
Escuchando las conferencias de los árboles confidentes que nos hacen confiar de nuevo en la humanidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario