blog sindria

domingo, 18 de enero de 2015

A muy poca honra

El bosque de sílabas, frases y páginas vivas, tiembla.
Hay un fuego diabólico dispuesto a enfermar los significados que dan sentido a la vida.
Palabras de hojas muertas se desprenden para caer y pudrirse en el olvido forzado.
Los rayos hacen añicos los valores compuestos con el sudor de la indignación y la reflexión.
Se ahogan los pájaros que bailaban en las ramas y el pavo real,
ya no despliega sus plumas como antes.
Las ranas ya no croan como solían hacerlo.
Los elefantes, muy resfriados, pierden la memoria.
Las plumas se atascan en el fango más espeso y se hunden, y se pierden y se callan.
Los perros huyen de sus amos, se han dado cuenta de qué sucede.
Los gusanos,en huelga, se niegan a comer carnes de muertes injustas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario