blog sindria

jueves, 24 de julio de 2014

Madeja? puntos? yo qué sé.......



Una mujer sentada sobre una mecedora,  flota en medio de un cielo negro rojizo azul rosa lila anaranjado y teje algo indefinible junto a una madeja color agua tierra. Las luces muertas desde hace años o recién nacidas le acompañan en su vaivén antigravitatorio sosegado. Echa de vez en cuando un ojo a su gran madeja para no perderla de vista y se queda ensimismada viéndola girar como una peonza alrededor del faro sin mar.  Sus pensamientos "luciérnagos" tintinean como las luces que brotan en el vacío inasible:
La dictadura del abrazo,
la hegemonía del amor,
los poderes fácticos tales como el respeto, la libertad y  la tolerancia,
la imposición de la generosidad, la sonrisa y el agradecimiento,
el totalitarismo de la humanidad con mayúsculas,
el absolutismo del arte,
la tiranía de la valentía,el coraje, la verdad
y el despotismo de la escucha y la empatía.
Cada punto tejido, un corazón encendido, unos pies que miran hacia adelante, un suspiro apagado, una piel de gallina que mira la luna llena de gran misterio misterioso, una lágrima contenta, un sueño cumplido, un alma que duerme en hamaca paraguaya frente a una selva virgen que cuenta secretos de silencio y harmonía.
Cada punto,una nueva frase escrita y descubierta. Cada punto y muy aparte el miedo.
Cada punto una vuelta a la tortilla, un giro de 180 grados, una alegre pena cultivada con abono muy fertil.
Cada punto un final a historias defecadas. Cada punto, suspensivos momentos de intriga y sorpresa.
Cada punto una exclamación de regocijo y placer. Cada punto una interrogación respondida. Cada punto un error corregido, cada punto unas pupilas dilatadas que aceptan la verdadera esencia de respirar y estar vivo.
Se mece, viene, va, teje, puntua, puntualiza, llora, añora, recuerda, observa, indaga, rehace, recompone, reconstruye y crea algo indefinible, una fuerza que no conoce billetes ni objetos, unas ganas respaldadas por puntos celulares que nos mantienen en pie sobre la madeja.



No hay comentarios:

Publicar un comentario