blog sindria

miércoles, 16 de julio de 2014

Hay millones de motivos


Hay millones de motivos

Hago la cama
y hay refugiados en miles de rincones.
Caliento el agua
y hay personas echando bombas.
Abro la nevera
y hay niños con balones en el vientre.
Salgo a comprar
y suenan las piedras en los cuerpos.
Sonrío ante el magnífico cielo
y hay gritos de ablación.
Salgo a correr
y otros huyen de las dictaduras.
Paseo por la playa
y hay rebeliones de olas sin piedad.
Abrazo  la vida
y hay virus con dientes metálicos y corazones helados.
Hago la lista,
de las razones por las que hacer flexiones de mejillas
y hay kilómetros entre el agua y los cuerpos.
Recuerdo y agradezco la suerte
y hay un mundo que escapa a mi comprensión. 



 Pasado

Me arrancó las palabras
porque los poros expiraban
deseo que no alcanzaba.
Me arrebató la silenciosa quietud
porque su fantasma
entre sol y sombra se colaba
entre puntos cardinales,
por todas las grietas visibles e invisibles.
Me descolocó , enloqueció, colonizó, descatalogó, encolerizó
y erizó.
Me hurtó los minutos, sigiloso, felino.
Me enredó, aderezó, condimentó
y no me mezcló, ni tan siquiera masticó.
Pescador de sueño y desvelo,
Cazador del despertar en tu ausencia.
 me ayudo al olvido, al abandono de la esperanza
de llamar a tu puerta y que se abra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario