blog sindria

miércoles, 30 de julio de 2014

Nada como.....


Nada como repelar la olla con el dedo, y lamer el plato con la lengua.
Pasear de madrugada por las calles desiertas y escuchar los cantos emborrachados que olvidan su identidad.
Mirar, mirarla en el cielo hasta desear columpiarse agarrada a su luz hipnotizante.
Nada como dormir en casa  de una amiga que hace sentirte de nuevo nieta adoptiva de su mirada y sus palabras.
Escuchar flamenco en una tienda llena de ropa de marca y leer a Angel Gonzalez.
Hablar del sentido de la vida mientras en las pantallas de los bares retransmiten Argentina-Alemania.
Tumbarse en la toalla, encima del colchón arenoso y sentir cómo nos invade la babilla después de abrir los ojos.
Abrazar, mucho, siempre, para dar lo que llevamos dentro, para recibir lo que nos regalan
para apaciguar la tristeza, la rabia y el rencor, para decir lo que no pueden contar las palabras.
Nada como las casualidades inesperadas y las coincidencias deseadas.
Dormir entre capas de piel que se erizan y sudan.
Escuchar las discusiones y  sonrisas en  almacenes con cucarachas que huyen de las trampas e insecticidas.
Vibrar detrás de un mostrador que graba miradas que tienden tarjetas que pagan objetos que ojalá sean devueltos para volver a temblar.
Abrir un ojo para saber que podemos volver a cerrarlo.
Cubrirse con la sábana porque dieron tregua los grados veraniegos.
Mordisquear la carne que nos habla.
Escuchar a Jamie Cullum y bailar encima de una silla.
Cerrar las puertas del balcón para que los vecinos no sean partícipes de nuestra película juntos.
Cenar los amores y desamores entre tapas de alegría y bocadillos de carcajadas presentes.
Acurrucarnos sin tener nada que decir.
Pisar las piedras mojadas, ,brillantes.
Jugar a las canicas, lanzar una peonza y ver morir su baile.
Apagar las luces para buscarnos y encontrarnos muy suavemente.
Pedirnos matrimonio espontáneo porque tenemos 6 años.
Enterrar las penas en un papel, en un bosque donde hubo trincheras y saltar, saltar, saltar para desprendernos de los" pesa-mientos".
Amanecer sin haber dormido porque somos ladrones de caricias.
Beber con dos pajitas del mismo vaso gigante.
Acorralar las nalgas contra el musgo húmedo que se calienta con los gemidos.
Correr bajo la tormenta sin huir de ella.
Balancear las manos entrelazadas.
Ver cómo se les inflan las papadas a las ranas verdes fluorescentes y se posan inmóviles las mariposas de alas transparentes delante de una catarata argentina llamada Garganta del Diablo.
Nada como estar rodeado de luciérnagas en un pequeño campo lleno de espinacas, maíz, lechugas y un lago en un lugar de la provinvia de Buenos Aires llamado Isidro Casanova.
Dormir en un colchón que se deshincha a las cinco de la madrugada y llorar de la risa.
Observar a un perro copular con un gato sobre el tejado de una casa.
Amar el error como a nuestro mejor amigo.
Mancharse la boca con salsa y socarrat de calçots.
Descubrir melodías y letras que nos transportan sin dinero.  
Conducir el coche sobre una acera cuando no hay peatones.
Abrir los párpados, abrirlos más, sujetarlos con los dedos y comernos el mundo,
éste que conocemos.



lunes, 28 de julio de 2014

Llueve en la sala

Derramándose,
lentas,
sobre las cabezas de los que bailan enloquecidos.
Mojan sus cabellos pero no me ven,
no las sientan.
No hay presente, casi no estoy allí,
soy  paralelas que me viajan mientras vivo.
Muchos ojos,
que no me hablan de fuegos,
sonrisas vacías de historia
y brazos que no despiertan
sueños ni poesía.
Sombras borrachas que me recuerdan
que estás en los papeles,
vestido de palabras
porque tienes
infinitos significados, incontables adjetivos e interminables metáforas.
Baila la noche sin boca,
amanece la soledad
entre rostros que me recuerdan
tu ausencia tan presente.

jueves, 24 de julio de 2014

Madeja? puntos? yo qué sé.......



Una mujer sentada sobre una mecedora,  flota en medio de un cielo negro rojizo azul rosa lila anaranjado y teje algo indefinible junto a una madeja color agua tierra. Las luces muertas desde hace años o recién nacidas le acompañan en su vaivén antigravitatorio sosegado. Echa de vez en cuando un ojo a su gran madeja para no perderla de vista y se queda ensimismada viéndola girar como una peonza alrededor del faro sin mar.  Sus pensamientos "luciérnagos" tintinean como las luces que brotan en el vacío inasible:
La dictadura del abrazo,
la hegemonía del amor,
los poderes fácticos tales como el respeto, la libertad y  la tolerancia,
la imposición de la generosidad, la sonrisa y el agradecimiento,
el totalitarismo de la humanidad con mayúsculas,
el absolutismo del arte,
la tiranía de la valentía,el coraje, la verdad
y el despotismo de la escucha y la empatía.
Cada punto tejido, un corazón encendido, unos pies que miran hacia adelante, un suspiro apagado, una piel de gallina que mira la luna llena de gran misterio misterioso, una lágrima contenta, un sueño cumplido, un alma que duerme en hamaca paraguaya frente a una selva virgen que cuenta secretos de silencio y harmonía.
Cada punto,una nueva frase escrita y descubierta. Cada punto y muy aparte el miedo.
Cada punto una vuelta a la tortilla, un giro de 180 grados, una alegre pena cultivada con abono muy fertil.
Cada punto un final a historias defecadas. Cada punto, suspensivos momentos de intriga y sorpresa.
Cada punto una exclamación de regocijo y placer. Cada punto una interrogación respondida. Cada punto un error corregido, cada punto unas pupilas dilatadas que aceptan la verdadera esencia de respirar y estar vivo.
Se mece, viene, va, teje, puntua, puntualiza, llora, añora, recuerda, observa, indaga, rehace, recompone, reconstruye y crea algo indefinible, una fuerza que no conoce billetes ni objetos, unas ganas respaldadas por puntos celulares que nos mantienen en pie sobre la madeja.



miércoles, 23 de julio de 2014

Puzzles



 La lista de la no compra

Mi boca en tu barbilla,
Mi boca en tus ojos,
Mi boca en tus labios,
Tu boca en mi ombligo,
Tus labios en mis pestañas,
Mi nariz en tu frente,
Mi nariz en tu oreja,
Mi nariz en tu boca,
Tu nariz en mi pecho,
Mi mejilla en tu espalda,
Mi mejilla en tu pecho,
Mi mejilla en tu vientre,
Tu mejilla en mi sexo,
Mi mano en tu mano,
Mi mano en tu cadera,
Mi mano en tu nalga,
Tu mano en mi entrepierna,
Mi cabello en tu cuello,
Mi cabello en tus costillas,
Mi cabello en tu pelvis,
Tu cabello en mis muslos,
Mis pies en tus pies,
Mis pies en tus hombros,
Mis pies en tu sexo,
Tus pies en mis senos,
Mi espalda en tu torso,
Mi espalda en tus piernas,
Mi espalda en tus dedos,
Tu espalda en mis uñas.
Toda la noche,
Haciendo y deshaciéndonos.




Energías  revitalizantes

Tus brazos
cables y
tus dedos
enchufe, 
ahora, 
abrázame para electrocutarnos juntos. 




Caminando


En direcciones diferentes, ansía mi anhelo,
ser gota de agua
que abraza a otra.
En direcciones diferentes soy
Nube con piernas
Helio con orejas
Pompa con nariz
Gravedad en números rojos.
En direcciones diferentes
Pasea la niña de coletas
Se aleja tu melancolía.
En direcciones diferentes,
Se escucha el dial del latido
Y ya sueña el amanecer lejano.
En direcciones diferentes,
Ojalá me esperaras,
Pero ya te has ido corriendo.
En direcciones diferentes,
Mi deseo en el camino
Querría mirarse en el espejo de tu castillo.









miércoles, 16 de julio de 2014

Hay millones de motivos


Hay millones de motivos

Hago la cama
y hay refugiados en miles de rincones.
Caliento el agua
y hay personas echando bombas.
Abro la nevera
y hay niños con balones en el vientre.
Salgo a comprar
y suenan las piedras en los cuerpos.
Sonrío ante el magnífico cielo
y hay gritos de ablación.
Salgo a correr
y otros huyen de las dictaduras.
Paseo por la playa
y hay rebeliones de olas sin piedad.
Abrazo  la vida
y hay virus con dientes metálicos y corazones helados.
Hago la lista,
de las razones por las que hacer flexiones de mejillas
y hay kilómetros entre el agua y los cuerpos.
Recuerdo y agradezco la suerte
y hay un mundo que escapa a mi comprensión. 



 Pasado

Me arrancó las palabras
porque los poros expiraban
deseo que no alcanzaba.
Me arrebató la silenciosa quietud
porque su fantasma
entre sol y sombra se colaba
entre puntos cardinales,
por todas las grietas visibles e invisibles.
Me descolocó , enloqueció, colonizó, descatalogó, encolerizó
y erizó.
Me hurtó los minutos, sigiloso, felino.
Me enredó, aderezó, condimentó
y no me mezcló, ni tan siquiera masticó.
Pescador de sueño y desvelo,
Cazador del despertar en tu ausencia.
 me ayudo al olvido, al abandono de la esperanza
de llamar a tu puerta y que se abra.

martes, 15 de julio de 2014

PÍOR FAVOR

Una lluvia de mierda caía sobre las cabezas humanas.
Mierda de paloma, golondrinas, gorriones, patos, tórtolas y algún que otro loro extraviado.
Una auténtica tormenta de cagadas líquidas que inundaba las calles de manchas que se transformaban en charcos espesos y malolientes  dignos de una versión hiperbólica de los pájaros de Hitchcok.
Un cielo de plumas, negro y escandalosamente ruidoso.
Un gigantesco lamento al unísono de PÍO, PÍO, PÍO, PÍO, PÍO, PÍO, PÍO, PÍO, PÍIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIO,
un llanto multitudinario exigiendo respeto por parte de la especie que aquí también habita este planeta y que se hace llamar humana, aunque a veces no tenga muy claro que forma parte de todo un engranaje encadenado.
Cacas, millones de defecaciones  que reivindicaban aires más puros, árboles más sanos y alimentos sin aderezos extraños, complejos y perjudiciales para picos, bocas y fauces varias.
Rabiosos, enfurecidos, exasperados, alborotados, encrespados, alzaban las alas por bandera y sus cagallones por balas exigiendo el alto al fuego humano.
Una manifestación celestial que ocupaba todas las esquinas y rincones para reclamar AMOR por la esfera sobre la que reposan nuestros pies.
Su píar parecía decir:
Dejad ya de crear objetos inútiles, objetos que no se descomponen ni desaparecen, objetos que nos ahogan, ensucian y enferman.
Dejad de crear por ambición, por pura ambición de obtener objetos con los que comprar objetos que nos pudren, nos matan y nos anulan.
La lluvia oscura y putrefacta seguía cayendo a cántaros, a gatos y perros, como diría un inglés, mientras se iba deshaciendo el dolor, la lágrima y la angustia de la fauna voladora.

PÍOR FAVOR, PÍOR FAVOR, PÍO FARVOR, PÍOR FAVOR, deteneos aquí, no cabe más sufrimiento, más maltrato, más abuso, PÍOR FAVOR, sed humanos, de verdad. 



Nada cambia si nada cambia

Nada cambia si nada cambia


Se definió a sí mismo como introvertido y decía tener pocos amigos aunque siempre había querido cambiar ese aspecto de su personalidad algo antisocial. Vivía con su mujer e hijo, practicaba el budismo desde los 5 años y  no le gustaban los perros, los detestaba. Es todo cuanto sabía de él.
Los pelos, el olor, los ladridos y salir a pasear a pesar de no tener ganas era completamente inútil e incomprensible para su razocinio. Pero a veces la fuerza de gravedad nos lanza la manzana reveladora de  verdades y cambios  para despertar lo que permanece aletargado en nuestro interior.
Eran dos contra uno, madre e hijo estaban empeñados en tener un fiel animal de compañía en el piso en el que vivían. Las fuerzas de gravedad unidas consiguieron su misión y convencieron al reticente, categórico y tajante padre cansado ya de escuchar las voces que le suplicaban día y noche un cuatro patas en casa.
La visita del canino no tardó demasiado ni tampoco los acontecimientos que se desencadenaron más tarde.
Llamémoslo destino, casualidad o causalidad, el padre se quedó sin trabajo mientras que a su mujer le aumentaron las horas. Como él explicaba, toda la responsabilidad de la gran manzana mamífera había caído sobre su cráneo recubierto de largos cabellos, siempre recogidos en una coleta bien estirada.
Empezaban los paseos forzados, las bolsitas llenas de caca, los lametazos llenos de babas y los pelos incrustados en el pantalón y la funda del sofá.
Lo odiaba, pero se lo tomó:
Como un acto de amor hacia las dos personas que más quería en el mundo y una evolución personal en el camino de la tolerancia.  
Así que, aunque su resistencia se ablandaba y amoldaba paulatinamente a la nueva situación, hacía esfuerzos por aceptar y apreciar a su nuevo y peludo compañero.
Los días transcurrían entre preocupaciones laborales y parques llenos de personas enamoradas de sus perros. La fuerza de gravedad siguió golpeando contundentemente y no tuvo más remedio que abrir su corazón, que a veces consideraba algo egoista. Las conversaciones se volvían más habituales entre los dueños que sujetaban las correas mientras observaban juguetear en libertad a sus niños de orejas caídas o  tiesas. Le tomó tal gustillo a las reuniones vecinales que sin darse cuenta su alma se iba abriendo ante la mirada de los que ya no eran tan desconocidos, entre ellos una mujer con graves problemas de salud y  un hombre con historias muy crudas de escuchar. Se estableció desde aquel parque una amistad a la que jamás habría aspirado o simplemente imaginado.
Simba, el protagonista de la historia no comprendía las palabras, ni los sentimientos humanos, pero a su dueño le estaba regalando una inexplicable  humanidad y sobre todo la fuerza de un león.
Madre, hijo y  padre cambiaron de piso.Lla hermosa manzana reposaba todavía sobre la cabeza del padre que no dejaba de centrifugar sus problemas laborales. Simba ya era parte de la familia y un gran amigo del padre aunque el rey de la selva jamás abriera la boca para aconsejarle sobre lo que le afligía.
En el nuevo barrio, un nuevo parque, nuevas amistades y nuevas soluciones. El padre conoce a un hombre.
Seguimos sin saber si a esto se le llama destino, casualidad o causalidad, pero este hombre se convierte en su socio y montan un negocio juntos.
Simba llegó porque tenía que llegar. Para abrir el corazón, para alegrar las tardes en los parques, para pasear entre nubes de esperanza, para hacerle saber que si nada cambia nada cambia.  


miércoles, 9 de julio de 2014

Erupciones

ERUPCIONES

Desde las alturas del placer
me visita el mar
y muchos de los seres que lo habitan.
Ya no camino,
me tambaleo,
zigzagueo,
y enmudezco,
soy murciélago
no,
mur ciega la,
albatros, libélula, gaviota y arena estrellada,
Vesubio,  Kilimanjaro, Krakatoa, Popocatépetl, Tambora,Kilauea,  Etna, Manua Loa y Teide.
Cantan los huesos,
se descomponen las venas,
grita
la fauna desbocada,
el cuadro de Munch
el niño del tambor de hojalata
y estallan las copas de las barras de los bares,
en forma de chirimiri tinto.
Se disparan los extintores de incendios,
y se enciende el cielo nocturno.
Entre telarañas se agitan los brazos,
y el corazón.
Es hora de apoyarse en el respaldo de la nube y respirar agallas.












Y explotan las copas de la barra,








lunes, 7 de julio de 2014

Y aún así suena

Y aún así, suena.

Entre rebanadas de pan de molde:
una hoja de lechuga de papel,
un trozo de queso de cartón agujereado
y una clave de sol.
Entre estanterías:
botes vacíos,
gusanos, termitas,palometas,
una mano que cierra la impotencia,
y un pentagrama.
Entre dientes de arena,
hierba, hojas, raíces,
nubes tormentosas
y una semicorchea sonora.
Entre manos desarrugadas,
legañas, sal, barro
huesos anímicos
y una fusa rotunda.
Entre labios
miradas, espera,
agujeros,
y un largo silencio. 



Vale la pena

Le hizo la boca el amor
al desayuno,
a la carne anaranjada y jugosa
del mango,
a la frescura
de la sonrojada sandía.
Amaron los muslos
a las olas,
a la espuma rabiosa,
al vaivén incansable
que arremetía incesante.
Se enamoraron las mejillas
del verano
del viento caliente,
de los rayos
de los paseantes sonrientes.
Quisieron los ojos
los castillos, hoyos y piscinas de la playas
las peleas de arena mojada,
las piedras brillantes,mareadas por el agua.
Deseó el alma, abrazar
la luminosa y menguante C,
para dejar sus pies
colgando en  el océano celestial.


 










martes, 1 de julio de 2014

Llegó el verano

Ajustable

Encorvada,retiro
una punta, dos puntas, tres puntas, cuatro puntas.
Formo una boñiga muy arrugada
que conduzco entre mis manos.
En cuclillas,
abro la puerta del tambor,
que no es un intrumento y
meto la bola hecha un moco
para que el "percusionismo" maree
una punta, dos puntas, tres puntas, cuatro puntas.
Agachada reabro la puerta
porque ha cesado la melodía sin pentagrama.
Paseo,
con los brazos doblados,
la pelota que abrazará el ring nocturno.
Inclinada, rodeo y recoloco
una punta, dos puntas, tres puntas, cuatro puntas.
Tumbada,
una punta, dos puntas, tres puntas, cuatro puntas
bien ajustadas
estiradas y perfumadas
sostienen
los "encorvamientos",
las "encuclilladas",
las sentadillas,
las inclinaciones,
los rodeos y
los estiramientos
que cambiaron la sábana,
en vano.





A FUEGO........

Camina lento,
disfrutando de los pasos, la respiración,
de lo que perciben los sentidos.
Cocina y come lento, degustando, casi enamorándote
de la zanahoria, el tomate, la sandía, el mango y el aceite.
Escucha lento,
adentrándote en  las ilusiones, preocupaciones y sueños ajenos.
Ama lento,
alargando el placer de la caricia,
atravesando los rincones del santuario desconocido.
Mira lento,
sin el deseo de estar en otro lugar, en otro instante, en otro tiempo.
Escribe lento,
arrastrando las palabras que dejan su brillante baba de caracol.
Besa lento,
hasta que tus  labios tentáculos sean succionados por otros tentáculos.
Lento,
sin adelantar lo que no existe,
con la sonrisa de fundir el hacer y el ser,
con la quietud de estar presente,
sin prisas que estropeen
los ahoras que se persiguen.


Sin delantal

REVUELTO
de huevo,
SALTEADO
de gambas y setas,
CLARAS
a punto de nieve,
PATÉ
de garbanzos,
REVOLTIJO
de espárragos y ajos tiernos,
BATIDO
de plátano,
ALIOLI CASERO y
DULCE DE LECHE
bien removido.
Lo que preparas sin alimentos, condimentos ni utensilios
en la cocina de mi alma. 



Haiku

La Noria, lujurias en alturas.