blog sindria

martes, 8 de abril de 2014

Gracias por su visita


Hablamos de la influencia que tiene el sistema social sobre las personas, de la democracia, de educación, de la frustración y los anhelos, del esfuerzo y la pereza, de la aceptación, de los límites, de amar la sencillez que nos brinda el día a día y del impulso que nos mantiene vivos.
Hablamos de la reencarnación, de las apariencias, de la falta de humanidad, de la ambición que pisotea sin escrúpulos, de los sueños, de imaginar quiénes nos gustaría ser y quiénes somos después de la fantasía, en definitiva, de identidad.
Hablamos de pasividad, de prensa rosa y amarilla, de la manipulación, de venderse, de la hipocresía, de la duda y el error, del estancamiento, la ilusión, del ser tal cual, sin más ni menos, del amor que nos mueve, del reconocimiento, de la fama y de los mensajes en las servilletas: GRACIAS POR SU VISITA, leyó ella en voz alta y añadió: "quizá alguien nos esté esperando al final del túnel para agradecernos nuestro paseo por el planeta".
Intentamos arreglar el mundo, como se suele decir cada vez que llega a su fin una conversación que nos has sido verdaderamente gratificante y enriquecidora.
Nos olimos las manos después de acabar nuestros respectivos bocadillos y él y ella se dedicaron a escribir THE END en el plato con el chocolate que había sobrado del postre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario