blog sindria

jueves, 16 de enero de 2014

Caracoles en su salsita II y las tecnologías de hoy en día



Quedaron en un parque.
Se sentaron en un banco.
Hicieron un nudo de antenas,
un trueque de silencios.
Admiraron boquiabiertos,
a la mujer de blanco
que se asomaba desde su infinita casa,
tan boquiabiertos, tan bouches bées,
tan bocabadats, tan atónitos,
tan patidifusos y tan patitiesos,
que se empapaban los pies
con los charcos de sus babas.
Se levantaron del banco.
Las antenas seguían anudadas,
se miraron, con la punta de los ojos,
caracola cerró los suyos,
caracol, los abrió como bandejas
y le besó los párpados.
Se escudriñaron y
al encenderse la bombilla de las ideas,
decidieron ir a comprar unos baberos.
No duraron demasiado secos.
Así que optaron por un conjunto,
de impermeables y botas.
Seguían dejando rastro,
pero ya no era un problema,
porque la humedad de sus bocas
resbalaba para
abonar de ternura,
el suelo por el que otros caminaban.




A MARTILLEAR

En el metro,
dirección Torrent,
hay un sintagma nominal,
y una frase imperativa que dicen:
"Martillo rompecristales. Romper el cristal para acceder al martillo".
El cristal,o lo que sea,
donde guardan el martillo,
parece muy resistente.
Deduzco entonces,
que debería llevar un martillo en el bolso
para sacar el rompecristales,
pero eso no lo indica.
Quizás lo añada algún día,
como acto de vandalismo radical.


TECNOLOGÍAS. ME TIENEN FASCINADA

¿Hay marcian@s como yo que no tengan whatsapp?
Podríamos construir un nuevo planeta llamado Quépasa.
Sólo necesitamos un arquitecto especializado en construcción planetaria.
Algo sencillo:
-Una atmósfera con un poquito de nitrógeno, oxígeno, argón,dióxido de carbono, vapor de agua, hidrógeno, ozono, monóxido de carbono, helio, neón, kriptón y xenón.
-Una litosfera con una cortecita de nada, unos 100 kilómetros de espesor.
-Una astenosfera que se extiende hasta 400 kilómetros de profundidad.
-Un núcleo con hierro y níquel y ale ¡¡niquelao!!

Mucho más fácil que construir el Palau de la música de Valencia.





AÑO 5562 D.I (después de internet)

Llegó un día en el que el hijo le preguntó a su padre:

-¿Qué era un libro? y un coche? y la comida?
-Madre mía, allá por el año 2000 o 1000 y algo......




SE ME HINCHARON...

Fue al doctor porque se le habían inflamado las yemas de los dedos.

-No tiene solución, le dijo a la paciente. Sus dedos han sufrido una metamorfosis téclica. Es normal, la anatomía se adapta a nuestros hábitos diarios.
- ¿Téclica? repitió ella.
- Sí, debida al constante tecleo.
- ¿Y ahora qué hago con estas morcillas?
- Pues o realiza un régimen estricto absteniéndose de comunicar virtualmente o se le quedan los choricitos de por vida.
- Imposible no puedo hacer ese tipo de dieta, mi religión lo prohíbe.
- ¿Qué religión?
- Pues el whatsappismo.
- No sabía que ya existía una religión. ¿Y quién es el fundador de la corriente electrónica?
- Pues son Jan Kuom y Brian Acton, los profetas que abrieron las puertas de la media sonrisa solitaria y cabizbaja.
- Entiendo. Pues no le puedo aconsejar otra cosa.
- Vaya, pues a partir de hoy usaré guantes.
- Como quiera, es un país reprimido.
-¿Dirá libre?
- No, no, sé muy bien lo que he dicho. Hay represión, aunque no siempre sea del todo explícita. Se esconde, se camufla y va apareciendo donde y cuando menos lo esperamos.
- ¿Y qué hacer si la vemos?
- Uf, yo le hablaría de la desobediencia colectiva civil permanente...pero espero otro paciente.
- Bueno, gracias, muy amable.
- Hasta pronto, espero que no se le inflame otra cosa.
-¿Usted cree que se me puede inflamar otra cosa?
- Pues, no querría asustarla, pero quizás la retina, un tímpano...
- No me diga más, prefiero no saberlo.
- Hasta pronto whatsappiana.
- Hasta luego doctorico.










No hay comentarios:

Publicar un comentario