blog sindria

lunes, 4 de noviembre de 2013

TRIPAS


Escondidas intercambian onomatopeyas cargadas de desnutrición.
Hablan de lo que no tienen y les gustaría,
reclaman a gritos sin voz,
sin himnos ni banderas
el silencio de los ruidos del vacío.
Gruñidos que lloran cansancio,
quejas que no obtienen solución.
Se retuercen esperando, hasta que no pueden esperar
entonces se callan, hasta que se callan de verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario