blog sindria

viernes, 8 de noviembre de 2013

Placer


Se vaaaaa, se escapaaaaaa, se escurreeeeeeeeeeeee
y las piernas,veloces como aspas de molino,
empujadas por un viento enfurecido,
lo persiguen
queriendo atraparlo, agarrarlo y
enroscarse a él como las lenguas que
juegan a rodearse.
Está en los escaparates de las panaderías,
en las pantallas, en las tiendas de ropa, en las esquinas sombrías de las calles, en los supermercados, en los bares, discotecas, en el sexo, en los juegos y
en casi todo lo que ven nuestros ojos y podríamos intercambiar por dinero.
Siempre tan escurridizo, tan efímero, tan tan escueto
que al querer perpetuarlo
se acaba vistiendo de vacío con máscara de gula,
sombrero de adicción y
guantes negros de melancólica y angustiosa depresión
Nos atraviesa, rápido,
y se esfuma
es así, pero no quieras retenerlo
porque el paraíso artificial
se convierte en la prisión del alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario