blog sindria

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Gente presente


A un gran amigo

No quiere parecer ñoño,
por eso disfraza las ideas
y enmascara las palabras,
pero a pesar del escondite
escribe la bondad y
leemos la sencillez.
Las frases, vivas de sentimientos,
los corazones, oídos de sonrisas.





Viene y se va

Cierro la puerta con pestillo
candado, cerrojo y triple vuelta de llave.
Que no llegue la fantasía suicidada,
los sueños borrachos
que no dicen verdades y
la ilusión harapienta,
andrajosa,
hecha un sincero guiñapo.
Cierro la puerta, añado,
una reja y una caja fuerte,
que no lloren los ventrículos y
se congelen de
indiferencia, de
imposibilidad.
Cierro, cierro para dejar de inventar,
para desterrar.
Cierro, he leído páginas,
dejan huella,
pero deseo enmudecer.
Cierro, olvido a conciencia,
meticulosa, perseverante y aplicada.
Cierro,
acaba el delirio de
lo que nunca fue.

No hay comentarios:

Publicar un comentario