blog sindria

sábado, 23 de noviembre de 2013

DISPARATES

Primer disparte


La discontinuidad del pensamiento
disminuye el discernimiento, disloca la idea y
distorsiona mi dislexia.
¡Qué disonancia entre el pensar y el hacer!
¡Qué disgregados mis brazos del cerebro!
¡Cuánta distancia recorren mis neuronas hasta distribuir la información que se dispersa en mi mano!
¡Qué disparate de cuerpo!



Segundo disparate

1942, Madrid, 10h de la mañana.

-Ricardo: Es un disparate, es un puto disparate, un puto y jodido disparate.
-Sebastián: Disparate boludo, disparate de una vez, si no lo hacés lo harán ellos.
R: No puedo hacerlo ¡hostia! no quiero!!
S: La concha de tu madre, no me obligués a hacerlo, yo no puedo.
R: Dispárate Ricardo, dispárate, dispárate, hazlo, dispárate.
S: ¡¡¡Andate!!! están a punto de llegar ¡vamos! o tendrán el gusto de clavarte la bala amigo.
R: ¡Dios! no quería acabar así, jodida injusticia Sebas, malnacida dictadura.
S: Disparate compañero, lo haremos al mismo tiempo.
R: Contaré hasta tres amigo, menudo disparate de vida. Voy a contar Sebas, UNO
S: Disparate
R: DOS
S: Hasta pronto pelotudo,un gusto
R: Como decís vosotros, fue Macanudo, TRES

Se oyeron pasos impacientes subiendo por las escaleras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario