blog sindria

miércoles, 13 de noviembre de 2013

cuerda o no tanto


Empiezo...ya empiezo...y no quiero...
pero... no puedo...o sí puedo...
pero... no quiero...
Empiezo, ya empiezo a pensar en
la primera vez que te vi,
es un síntoma...
En la manera que tendrías de mover tus labios
para no hablarme,
en la técnica que utilizas
para entrelazar el cuerpo,
en las notas que nos dejaríamos encima
del banco de una cocina que no conozco,
en querer que hagas un hueco para
adentrarme en tu pensamiento,
en complicidar, si es que puedo inventarlo,
tu mundo con el mío.
Ya empiezo, ya he empezado, esto se ha desatado y
no veo las cuerdas por ninguna parte y ahora,
no las puedo volver a atar.
Ahí van...ondeando al viento descontroladas
y las sujeto,
pero se empeñan en desbocarse y
desmentalizarse desracionalmente,
si es que puedo seguir inventando palabras.
Se agitan en un día de descomunal tormenta,
a su aire y tienen tanta fuerza
que las dejo expresarse.
Ya empieza, esto se ha encendido,
luz verde y arranca, zumbando,
Fantasía al volante
luz verde, batería de tu presencia
luz roja, espero y cuento los días para que vuelvas
a encenderme,
luces, muchas, las que nacen de ti
y atraviesan las almas.
Ya he empezado,
mis pasos ya se han impacientado para
acortar la distancia y tenerte enfrente.
Sí, ya me he decepcionado pensando que no estarías
presente.
Otra vez, ya ha comenzado
ya vuelven los síntomas, ya me invade
la sinrazón, las irremediables ansias
de regalarte todas estas palabras, esperando,
quizás deseando,
que contestes con
las mismas cuerdas desatadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario