blog sindria

martes, 12 de noviembre de 2013

Ajo tierno mustio



No quiso reflexionar,ni darle más vueltas al asunto, así que para darse el impulso se imaginó que un día estaría igual de arrugado que un ajo tierno mustio olvidado en un rincón de la nevera.
"Ya es momento de descarrilar, descontrolarse, desatarse, despeinarse y desmelenarse, de ser descabellado y desproporcionado", le dijo su voz más atrevida e irracional.
Avanzó hacia el extremo del trampolín y se zambulló en la piscina de la incertidumbre más incierta.
PLOOOOOOF ,splash, plash, splash, splash, plash, plash, plashhhhh,chop, chap, chooop, chof, chof, chof, chof,splash, spl.. hasta encontrarse con ella.
En ese momento, sacó la cabeza, expulsó agua de la boca, digno espectáculo de ballena y volvió a sumergirse. Allí debajo, con su mejor cara le dijo lo que en tierra firme no se atrevía a pronunciar:
Glu glu, gluuuu, glu, glu, gl, gl, gluu, gluglugluglugluuuu, uuuuu...
Todo aquello con el corazón en el agua y las burbujas en la boca.
Y después de aquel medio osado atrevimiento, volvió a opinar su voz irracional. "Ojalá no te haya quedado claro y algún día, con los pies en la tierra quieras averigüarlo".
Pi, piii, piii, piii, piii, piii, piii,pipiiiii, tic, tac, tic, tac, tic, tac, pii, piii, pii, piii, piii.
¡¡¡¡YA VA PESADO, TODOS LOS DÍAS IGUAL!!!!!!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario