blog sindria

miércoles, 23 de octubre de 2013

Paro psicológico


En la consulta,
tengo impacientes porque no son pacientes,
no por paciencia sino por inexistentes.
Ya no me quedan
diagnósticos, análisis, ni medicación,
sólo sonrisas de divanes vacíos y
calles pobladas de mucho sentido.
Ya no me quedan
nudos, úlceras, conflictos, lágrimas, ansiedades y taquicardias,
sólo paredes de lejana frustración y
vacíos de desolación.
Ya no tengo consulta y me alegra,
ahora puedo decir viva la IMPACIENCIA


No hay comentarios:

Publicar un comentario