blog sindria

jueves, 3 de octubre de 2013

oda a la W, ufff, me ha costado

El señor Wilson era un WASP(white anglo-saxon protestant), una de esas personas a favor de todo lo blanco y europeo y fan del ku klux klan (parece ser que al principio fue concebido como un club social donde los jóvenes podían encontrar diversión y entretenimiento. Los miembros hacían excursiones nocturnas por el pueblo de Pulaski, disfrazados con sábanas y máscaras, fingiendo ser fantasmas que asustaban (o divertían) a la población, más tarde no sería lo mismo). Wilson vivía en Washington, le encantaba el whisky y escuchar canciones de Wagner y Walt Disney en su walkman. Los sábados por la mañana paseaba por Wall Street y por la tarde veía el western de turno. De vez en cuando se hacía bocatas de wasabi con wakame para reforzar el calcio. Sólo tenía amigos con W: Wilfred, William, Walter, Winona, Wallace y Wayne. Los únicos deportes que veía en la tele eran el Waterpolo y el Windsurf. Le fascinaba la historia de la batalla de Waterloo en la que las tropas británicas estaban dirigidas por el duque de Wellington(¿Conocería a Bubú y Yogui?). No le gustaba el windows por eso compró un "Manzana mordida". El señor Wilson había estado en la isla de Wallis, allá por el pacífico cerca de Nueva Caledonia. Se bañó en el lago Lalolalo, el más grande de la isla pero no encontró a Wally ni tampoco a sí mismo. Además como no sabía hablar francés ni tongano y era bastante waterpartys(un insufrible aguafiestas) volvió a su Washington querida. Y allí está siguiendo su vida de "W", pocas cosas iba a encontrar si reducía su vida a una sola letra, pero cuanto más cerrados más prejuicios y menos experiencias. Allá él y su mentalidad de, lo que los ingleses llaman, Worm. Seguramente si hubiese hecho la oda en inglés o alemán hubiera encontrado miles de palabras con W, pero en el diccionario de la real acedemia española hay 21. Se me olvidaba WEEEEEBBB!!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario