blog sindria

miércoles, 2 de octubre de 2013

ODA A LA R

Las rutinas y los runrunes, rodean los raquíticos pero también redondos cuerpos de Raquel, Rodrigo, Raúl, Remedios, Ramón, Ramona, Rubén, Rebeca, Rita, Rogelio, Rafael, Rafaela, Rebeca, Rita, Rogelio, Ricardo, Rosa, Roberto, Román, Romario, Rosario, Rosy, Rocío, Roberta, Renan, Roel, Ruth, Rosibel, Rigoberta, Reyna, Renato, Renata, Rosana, René, Rubí, Regina, Romina, Rosalía, Ronaldo, Rodolfo, Robín, Ramiro, Rolando, Ronald, Reynaldo, Rómulo, Raneiro, Romeo, Roger, Rony, Rutilda, Rosalba, Rosina, Rubí, Roy, Rosaura, Roque, Rufino y Ruperto. Son relatos sin rimas, rincones donde se arrastran ratas transmisoras de rabia rápida y ridícula. Tan reales como rábanos rancios, tan radioactivos como el rencor sin reconciliación. Son repugnantes repeticiones irreversibles que desearíamos romper pero refunfuñamos y nos rendimos sin revuelta ni rebelión. Nos vemos reducidos a ser rigurosos rumiantes reacios y rehenes de la religión de la recesión. Nos rendimos y somos reclutados en rascacielos, restaurantes, rectángulos y redondos que restan irremediablemente ritmo de rumba a nuestra respiración. Recitamos sin rechistar el repelente repertorio de rasposas reflexiones irracionales de rinocerontes que roncan mientras otros recogen, reproducen, reconstruyen, rehabilitan, reforman, rajan, rompen, recomponen, reducen, retocam, repintan y reetcétera. Somos robots reducidos a rezar ante la ruleta de la riqueza de rivales sin rostro que reciclan argumentos sin recordar que recaen en la red de los mismos errores. No importa si es en Roma, Rusia, Rumanía, Reino Unido, Ruanda, República Checa o Centroafricana. En todas las raíces, ramas, rutas, ranchos, mundos rurales y no rurales existen reyes rotundos y rebaños que no gozan de recreo ni reposo. Mientras los rapaces y no tan rapaces malviven royendo los restos arrojados a las ramblas de la irracionalidad, los retrogados que dicen ser responsables, rectos y resolutivos, arramblan con la risa, la relajación, las rosas y el rap que reclama el reconocimiento del respeto y el renacimiento de una nueva reacción. Reunámonos para retirar y restituir las leyes que nos rigen. Renovemos el río que riega nuestras roñosas y reumáticas reglas. Porque la ruina creada por repipis, radicales y racistas, debe ser repudiada y retirada. Basta de represión, retórica rimbombante y rapapolvos que nos restriñen. Ellos deberían ser los ruborizados, resignados y tener el alma repleta de remordimientos. Recapitulemos para resumir: revolución, reflorecimiento, reorganización y reinvención sin resentimiento y siempre con sonrisas radiantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario