blog sindria

sábado, 14 de septiembre de 2013

ODA A LA "F"

El futuro enfriaba su mundo de farándula y hacía de su fantasía un fracaso. Fani deseaba dejar de fingir felicidad. Lo que necesitaba era fustigar a los fantasmas que enfrascaban su vida para poder fortalaecer la fidelidad que había perdido con respecto a su fuero interno, familiares y foráneos. Formas, frases,fonemas, fuentes de inspiración sin fármacos se transformaban en funambulistas que flotaban en el frontal de su cerebro sin resultado físico alguno. El freno intangible era un fastidio faraónico y le hubiera encantado fosilizarlo o convertirlo en un felpudo al que prenderle fuego. Nunca fardó ni fanfarroneó de sus fanáticos feligreses, porque la flauta de la flagelación flirteaba con el forúnculo que tenía por cerebro. Fani soñaba con que los folículos que fructificaban en su fisionomía formaran frescas fragancias que transformaran las funestas frases en fabulosas fábulas que facilitaran la vida de las famélicas y no tan famélicas familias. Aunque el fango, los fantasmas o la faringitis fatigaran el fandango y la farra que hervía en sus fauces no se rendía ante la fatalidad de los fatuos fascistas que permanecían fieles a su falsedad. Fani mantuvo su ferviente fortaleza ante fieras, farsantes y francotiradores. Fotografiaba la fidelidad, los campos de fresas, la franqueza y la fraternidad. Deseó la frecuente frescura de los fresnos que crecían frente a sus fogones y esperó que la fortuna de la fonología de los folios fomentaran la fluidez de la filantropía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario