blog sindria

domingo, 15 de septiembre de 2013

"Le ha tocado"

¡¡¡ AAAAAAAAAAHHHHH!!! Se escucha en medio de una habitación oscura sin ventanas, ni puerta.
¡¡¡AAAAAAAAAAAHHHH!!! Se volvió a escuchar en medio de un cuarto negro, sin cortinas, ni muebles.
¡¡¡AAAAAAAAAHHHH!!! Se repitió en medio de un habitáculo reducido, lúgubre, sin cama, ni mantas.
¡¡¡AAAAAAHHH!!! Por cuarta vez alguien gritó, el sonido retumbó en medio de un jardín lleno de muebles esqueléticos, podridos y recubiertos de una espesa capa de tierra mugrienta. ¡¡¡AAAAAHH!!! Sonaba un aullido cada vez más ahogado y sofocado.
¡¡¡AAHH!!! La alarma humana se iba apagando entre sollozos desesperados.
¡¡¡AH!!! Sólo quedó fuerza para pronunciar la pequeña vocal, muy corta, contundente, pero ya sin aliento. Y fue el último sonido en el desolado parque de las almas abandonadas, ya no hubo más desolación y desespero en medio de aquel cementerio en el que normalmente reinaba la paz de la muerte. Nadie sabría que el interior de aquella tumba quedaría marcado por las uñas de la impotencia y la injusticia del que en su día pensaron muerto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario