blog sindria

miércoles, 18 de septiembre de 2013

El multiuniverso

Multas por cantar, por vender, por aparcar, por pintar, por tocar, por mear, por no llevar billete y por manifestar. Multas por no pagar la luz, el agua y el alquiler. Multas por velocidad, por lentitud, por no llevar cinturón, casco, camiseta, por respirar, hablar, rechistar y existir. Podríamos definirla como la sociedad multafacética, porque de multifacética tiene lo que yo de torera. Mejor hablemos de monofacética: Sonría ante la imposición, sea libre y feliz comprando un ipad, un iphone, un iyoquésé... ¡¡Qué ilusión!! juguemos a la incomprensión del tablero con normas absurdas y ridículas. Brinquemos ante el abanico de posibilidades abiertas en medio de un desierto congelado donde los pingüinos ivernan junto a los osos y las motas de polvo solitarias y rodantes (The rolling lonely dust balls). Bienvenidos a un circo que no tiene público y tampoco hace reír. A un monólogo en el que de verdad uno está solo consigo mismo. Bienvenidos al muro de las lamentaciones que ni siquiera tienen eco. Al teatro del horror palpable. A los juzgados donde sólo acuden honestos y cuerdos y esto no concuerda. Malvenidos al concurso sin dinero, al partido sin pelota, al móvil sin internet. Multifacética para los que tienen multidineros guardados en los multibolsillos. Multifacética para los que cumplen con sus multiobligaciones como el niño que hace sus deberes cada tarde. Multiorgásmica porque todo son placeres dispuestos a ser comprados y que supuestamente nos harán felices. Bienvenidos a la sociedad de los multados, multiengañados, multiembriagados,multipresionados y multiexplotados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario