blog sindria

martes, 27 de agosto de 2013

Experimentos del corazón

Uno: Detrás del pecho está acurrucado, desolado, abandonado y más seco que una pasa. Ha llorado todas las lágrimas que lo inundaban, ha sentido el frío que se colaba por todas las rendijas, ha olido el abandono y ahora no sabe qué hacer con el amor que recorre su alma. A veces lo entrega en forma de abrazos, otras modela y regala besos pero sobre todo escribe y describe la ausencia que le acecha como la imagen intocable que lo imagina cada noche. Late, bombea, suspira y acumula vacíos que nada pueden llenar. Se viste de noche sin lunas ni estrellas. Desayuna carbón amargo. Come morcilla, merienda aceitunas negras y cena sopa de tinta de calamar. No sale de paseo porque si lo hace acaba en el solitario cementerio, velando por el amor de orificio, el amor en tumba el podrido amor en nicho. Dos: Se desconchan uno a uno, como trocitos de pared que se van cayendo, todos los pensamientos o quizá convicciones que formaban parte de un futuro que deseábamos construir. Se desprende la ilusión, cae la confianza, se despega la intimidad, se arranca las ganas y la ilusión. Un muro desnudo, blanco, liso, mudo, solo y despedazado. Entre muro y muro ya no hay palabras, no quedan caricias ni miradas,besos ni sonrisas. No suenan confidencias ni secretos y no se escuchan sonidos de aliento. Tres: Te paseas conmigo, muy liviano aunque no camines Te doy la mano aunque no la cojas, aunque no la sientas Te doy las buenas noches aunque no me escuches, aunque no me veas Te duermes, a mi lado, aunque no peses, aunque no respires Te estrecho entre mis brazos aunque seas viento, aunque seas ilusión Me deseas con lujuria aunque seas fantasía, aunque seas anhelo Me hablas de tus cosas aunque no haya ni palabras ni oídos Te añoro aunque duela, aunque no quiera Me callo aunque no me lo pidas Me despierto, contigo, aunque sólo ha sido un sueño, siempre y sólo en sueños,menos real de lo que desearía, más cerca de lo que tengo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario