blog sindria

martes, 6 de marzo de 2012

el imperio de las palabras

Sueltas uno y buscas otro, te enganchas como el que se desplaza de liana en liana,pero en este caso no hay selva amazónica sino torbellino de pensamientos.
Rondan como una mosca que sobrevuela un grano de azúcar,giran como el agua cuando se tira de la cisterna o dan vueltas como si se tratase de un centrifugado.
Consigues olvidar palabras pasadas, sombras oscuras que paralizaban,inseguridades infundadas y de repente, cuando ya creíamos alcanzar la cumbre, la cima y olvidar el recuerdo de lo que afligía, viene otra idea que invade y deambula a sus anchas por el territorio conquistado. Un imperio romano que avanza y se va apoderando de todo si no viene nadie a exigir justicia.
"¡¡¡NOOOOO!!! grita una voz. Aquí no dominan dictadores ni zares, ni políticos ni religiosos, ni führers ni grandes hermanos que aplastan y controlan libertades y sonrisas. Tiradlos por la borda, deshaceos de ellos como quien lanza los bultos desde cubierta cuando el barco está en peligro de hundimiento.¡Son incómodos! Esconden y despistan la imaginación, atabalan y apabullan la tranquilidad de un día radiante de primavera.
¡Pobres! se creen dueños de un refugio mal escogido, nadie los ha invitado y hospedado en la morada del saber. Atraviesan canales a sus anchas y se burlan sacando la lengua porque se creen todo permitido. ¡No los escuches! duérmelos profundamente para tranquilizar su ansia y cuando hayan despertado tendrán otra cara, habrán recuperado la ilusión, la fuerza, vitalidad y energía para empujar el optimismo hacia las nubes más altas. Ríete con ellos, acompáñalos en su danza hasta que pierdan el aliento y ahuyenta la peste que desprenden, sin gritos ni nervios".

No es fácil porque nadie nos dijo cómo dialogar con ellos, cómo escucharlos, cómo interpretarlos y sobre todo cómo llegar a un acuerdo para que no piensen que siempre son quienes ganan las batallas. Nosotros no somos ellos, somos un licuado de todos juntos y a menudo tenemos la libertad de rechazar algunos para escoger los que más nos favorezcan para la ocasión. Los podemos vestir de esmoquin, adornarlos con sonrisas, carcajadas, ponerles una corbata divertida, un sombrero con clase, un color que los resalte , perfumarlos, peinarlos y lustrarlos para que brillen en medio de la oscuridad.
Son sólo pensamientos y todo depende de cómo los abordemos, qué importancia les otorguemos y qué trato les daremos.
No es fácil pero nadie dijo que fuera imposible. Podríamos darles tiempo para madurar, para convivir en armonía con el murmullo que generan.
No es fácil pero nadie dijo que no se pueda cambiar unos por otros y no sólo unos por otos sino unas energías por otras,enterrarlas a tiempo para que rebroten con fuerza y así seguir haciendo las paces con nosotros y el mundo.
No es fácil y muchas veces queremos evadirnos del sufrimiento que se cocina en nuestro interior añadiendo ingredientes que ni siquiera podemos digerir y que nos envenenan , de nada sirve perder la esperanza y destrozar lo que se consigue con ayuda, esfuerzo e ilusión.
Agarraos bien fuerte a lo que nos embellece y no a lo que nos hace perder la inteligencia de vivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario