blog sindria

martes, 28 de febrero de 2012

Hasta que pasa....

Delante de la puerta de la casa todavía estaba la cinta de los mossos d'esquadra a pesar de que ya habían pasado unos cuantos días desde que ella había abandonado este mundo.
Al pasar por allí de casualidad,aquella cinta, que recordaba la desgracia, me provocó un vuelco en el estómago que estuvo a punto de transformarse en lágrimas.
Familiares con caras desencajadas llevaban cajas entre las manos, quizá objetos que habían pertenecido a su corta vida. Todos ellos, sumidos y unidos en la misma pena que los afligía, intentaban todavía comprender por qué así y por qué ella. Escombros asomaban por el suelo y una fachada destrozada era el escenario que residía detrás de las espaldas sobre las que en ese instante soportaban la pena de la muerte que duraría hasta que se aceptara vivir con la ausencia del ser amado, con el vacío que genera la desaparición de quien jamás volveremos a ver ni tocar.
Frágiles,pensé, como pétalos de una amapola que se desprenden ante un día gris y ventoso, así son nuestras vidas humanas, delicadas como una rosa radiante que se marchita con el frío que acecha, desesperadas cuando no hay más remedio que convivir con la pena y el dolor que supone para los que se quedan al otro lado.
Muerte que deja casas, camas, parques y calles vacías, desiertas de latidos y respiración.Sol que no brillará, flores que no olerán, árboles que no se agitarán, lágrimas que no caerán, palabras que no se escucharán y sabores que no se probarán. Así es, abandono de lo conocido para viajar hacia un sueño profundo donde sentidos ciegos, sordos, mudos e insípidos nos impedirán admirar la belleza que rodea nuestro existir.
Por ello abramos bien los ojos, mastiquemos y degustemos cada momento como si se tratase del último, porque la fugacidad revolotea cerca y cuando nos queramos dar cuenta será demasiado tarde para ser conscientes de que vivir es lo único que podemos hacer y es la experiencia más maravillosa que nos brinda la tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario