blog sindria

miércoles, 22 de febrero de 2012

El planeta gira y gira, una y otra vez, un día tras otro, pero no nos caemos, sujetos están y estaban nuestros pies aquella mañana de invierno, en un solitario parque de una ciudad catalana.
Inmóvil, estático y mudo permaneció el vagón del tren en el que nos subimos de pura casualidad aquel día de viento.
Él, vestido de negro de los pies a la cabeza, ella con vaqueros y chaqueta de cuadros rojos y negros, el pequeñín no recuerdo, pero sí sé que lo vestía la vergüenza de estar ante un desconocido que no dejaba de hacerle carotas.
No había vías, ni estación, ni megáfonos que anunciasen monótonamente paradas y prohibiciones.
El planeta giraba y giraba, una y otra vez, un día tras otro, pero la locomotora no avanzó, no nos llevó a destino alguno, fue el destino quien nos alcanzó y nos juntó para respirar la magia de la vida en unos asientos sin respaldo, en un tren descapotable sin puertas ni ventanas. No recorrimos paisajes, ni escuchamos conversaciones ajenas y por supuesto tampoco habíamos comprado billete, aunque si lo hubiéramos hecho hubiese sido de ida, hacia el horizonte de la ilusión sin necesidad de mirar atrás, sin rencores, sin reproches ni arrepentimientos, con fuerza y siempre juntos.
Lo único que viajó fue la emoción de lo inesperado porque la vulgar mañana se convirtió en encantadora mañana, se convertía en "mañana" para recordar.
El planeta gira y gira, una y otra vez, un día tras otro y entre los 365 días de un año, aquel fue destacado en el calendario del tiempo terrestre.
El amor y la inocencia se abrazaron, la ternura y la delicadeza se besaron, las miradas infantiles brotaron como una primavera en medio del invierno hostil.
Soñé despierta , admirando su belleza que me hipnotizaba.
Admiré su ser y me enorgullecí de tenerle a mi lado en aquella estación fantástica que nos trasladó a la memoria vacía de tiempo, tiempo que avanzó sin ruedas pero con amor.
Ahora es inevitable acordarse de aquel momento cada vez que paso delante de aquel parque, delante de aquel tren.

No hay comentarios:

Publicar un comentario