blog sindria

lunes, 23 de enero de 2012

El ser humano es capaz de transformar los recursos naturales en energía que después será utilizada para su propio consumo y bienestar.¿Por qué no cambia entonces su energía interior para utilizarla de una forma correcta y positiva?
¿Por qué no hace en su foro interno lo que consigue con lo que le rodea?
Si tuviera que nombrar una de las tantas adicciones que tiene el hombre,sin duda haría alusión,como fuente principal de energía negativa,a los pensamientos. Día tras día, hora tras hora, minuto tras minuto, uno se va cargando de una electricidad que no necesita, utiliza batería,pilas y placas solares envenenadas que van transformando al ser vivo consciente en un zombie,en un drogadicto autómata que no sabe cómo desintoxicarse de la sustancia que él mismo genera. Pensamientos que invaden el cuerpo hasta estancarse y sedimentarse en capas profundas que deberían desenterrarse como el que busca fósiles o ruinas romanas. Flujos que las mismas neuronas fabrican para luego convertirse en tensiones, enfermedades y dolores.
¿Tan difícil es despedirse de esta contaminación?
¿Tanto esfuerzo requiere usar la energía de una forma sostenible?
Hablamos de ecología, de respeto a la naturaleza y no somos capaces ni de cuidar este cuerpo que tan poco comprendemos.
Necesitamos creer en nosotros mismos y que crean, que nos den luz para después alumbrar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario