blog sindria

domingo, 19 de agosto de 2012

A las personas

A esas personas que sonríen con el corazón A esas personas para las que las dificultades son aprendizaje A esas personas que duermen en literas, montañas, playas o casitas de madera A esas personas que disfrutan sin anhelar o añorar, que desean estar donde están A esas personas que regalan silencio y escucha, respeto y amabilidad A esas personas que juegan, que bailan, que saltan y pintan de colores un cielo gris A esas personas que enseñan, que comparten y se acercan sin maldad A esas personas que ayudan, que apoyan, que se entregan y vuelven a empezar A esas personas que se emocionan, que lloran y ríen sin más A esas personas que observan la luna dejándose encandilar A esas personas que sueñan, que vuelan y dejan volar A esas personas que aman los árboles, la tierra y el agua del mar A esas personas que nadan sin ahogar A esas personas que vibran, que abren sin nunca cerrar A esas personas que sólo, que tan sólo podemos apreciar

lunes, 16 de abril de 2012

a la playa

No me gustaba la playa pero como a todos mis amigos y familiares sí, no tenía más remedio que hacer de tripas corazón. Me preparaba mental y físicamente para adentrarme en el paisaje que mi cuerpo rechazaba a 3 kilómetros vista. Había diseñado una toalla con hierba natural de 3x3, a la que le había enchufado un pequeño aspersor con agua bien dulce, llegué incluso a añadir azúcar. Mi sombrilla era una maceta en la que había plantado una higuera bien frondosa "me iba a pillar a mí desprevenida el sol y sus fiebres maltesas". Para algunos era una exagerada porque me había comprado una furgoneta a la medida de la higuera, pero me daba completamente igual,ya gasté muchas neuronas preocupándome por lo que los demás pensaran de mí y la paciencia conmigo se agotó de tal modo que gritó: ¡¡PROU!! y se calló,el cerebro se paralizó y se olvidó de miedos inventados. El caso es que mejor equipada que mal equipo por conocer.
Toalla herbívora, sombrhiguera,aspersor, un abanico fabricado con menta fresca,una gorra con hojas de chopo y un bikini de tejido congelado que duraba 5 horas de exposición solar.
No me faltaban las ramas de aloe vera que iba masticando cada media hora y un cojín con musgo fresco. Con una escobilla iba barriendo los granillos de arena que se acercaban y en el MP3 sonaba una larga grabación de sonidos de tormenta, deshielos de icebergs, pingüinos y besos de esquimales cachondos. Algún que otro poster del Polo Norte y los fiordos noruegos colgaban de la higuera y creo que ya está. Éste era mi arsenal particular donde poder refugiarme.
Cada uno con sus manías, sus aires, su personalidad y a quien no le guste que no mire.

miércoles, 11 de abril de 2012

jugando a soñar (oda a la p)

Paloma dormía con un pijama de plumas al que su primo Pablo le había pintado un pequeño papagayo con un pincel que trajo de París. Parece mentira pero parecía un pollito perspicaz de un pueblo portugués, no me extraña que poseyera tantos pretendientes voladores porque no le faltaban pájoros cerca.
Por la noche, con parsimonia, Paloma arrancaba las plumas y su primo siempre tenía una labor pendiente cada mañana, ponerlas de nuevo y peinarlas pausadamente.
A él no le causaba pereza sino que alejaba su pena y aumentaba su paciencia.
Unas peludas, otras algo peladas pero todas perfectamente posicionadas.
Había de color pistacho, pera, púrpura e incluso con purpurina, casi un cuadro de Picasso. Paloma, a menudo, pululaba por la calle luciendo su pijama perenne, para ella era como llevar pendientes de piedras preciosas. Le encantaba pasearse con él en patines, patinete, piragua incluso a veces en patera aunque parezca particular. Sus padres, Pedro y Paula empezaban a preocuparse un poco por ella, pensaban que era un tema algo peliagudo de platicar. Nunca daban el paso para preguntarle cuándo pondría fin a esa paranoia de querer ser como un pájaro, bueno pajarraco como decía su primo. Y aún era primavera pero en otoño e invierno no quería ni pantalones ni pull-over.
Se ponía unos pantis, un peto y su pijama por encima porque todo lo demás era para ella una porquería. Le pidió a su madre un pito por si surgían peleas.
-¿Cómo peleas?
-Sí con los pingüinos patagónicos.
-¿Qué hablas? Por qué haces cundir el páncio?
-Debajo del puente mamá,junto al perro de pilas hay un grupo de pingüinos patagónicos con pretensiones posiblememte perentorias.
-¡Pamplinas Paloma! Por el amor de Poncio Pilatos y Paquito el pochoclero
-Hablando en plata madre, yo pillaría todas las pertenencias y me piraría a Polonia, pero antes un pequeño acto pirómano no estaría de plus.
-Paloma, me pones los pelos de punta y la pituitaria pestilente.
-¿Por qué? Si por el momento no pasa nada, pero mejor prevenir que procurar
-Curar Paloma
-Valé procuraré decir curar
-Si prosigue este pequeño problema psicológico yo te llevo a un psiquiatra paleontológico.
-Puerca paleta no me pinches el potencial que pertenece a generaciones pasadas.
-Pomelo podrido, en todo patrimonio se cuecen patatas y en el nuestro estaban muy pochas.
-¿Qué pretendes, que pierda los poderes paranormales que me prestaron mis antepasados?
-Tu abuela era previsora, algo pordiosera, pero nunca pecó de pánfila ni papanatas, más bien era un portento que valía un potosí.
-¿Y Pilar, Pau, Paca, Pepe y patricia?
-Pura pantomima de palacio postmoderno
-Pues por mis pies, pechos y páncreas que soy un pájaro visionario y el ataque se aproxima pronto. Habrá que apelar a policías, pediatras, parafarmacéuticos, panaderos, picapedreros, picapleitos y personal polivalente y ponderar el panorama que se prepara próximamente.
-Perdona pero no puedo soportar tantas pelotudeces, primero porque padeces un percal en la pelota importante y segundo porque el pasado no perdura tanto en el poso de los recuerdos.
-No soy una pirada, sólo pasan imágenes que presionan mi parietal y me empujan a proceder progresivamente para paliar el pitote hasta que quede postrado en la poltrona parisina.
-Pelele, si sigues con tu pijama se te comerán las polillas y no habrá manera de proseguir un proyecto de vida un poco pretencioso.
-Por todas las pulgas y perros del planeta plutón ¿por qué eres tan pesimista? No se construyeron pirámides? No aparecieron piratas que pescaban panga y perseguían perdices? Pues no pongas a parir mi preciosa pureza de protozoo.
-¡Ay Paloma! si ya sabía yo todos los picaflores que pastan tu posada.
-Pedazo de panceta picante, en vez de darme un premio por adivinar el futuro en plena pubertad me prohibes subir a los pinos y palmeras de los parques para observar los pandas que esperan con paraguas metidos en el pantano.

Después de la conversación, Paloma quedó patidifusa, no esperaba por parte de su progenitora semejantes palabras. Aquello había sido una partida de ping-pong en toda regla.
Se comió una piruleta, cerró la puerta de un gran portazo y se puso a hacer el pino para perfumar sus ideas que eran prosaicas en aquel momento.
Vidas paralelas, suspiró, mejor precintar mi perola y que no entre polen amargo en esta parodia que apesta.
Cerró los ojos y soñó que era pilota y el avión estaba plagado de plumas y pinchos de puercoespín. Se despertó apenada con lágrimas pesadas que limpió con un pañuelo e intentó profundizar de nuevo en su particular película muy portadora de sentido.
Se levantó y decidió que se piraba. Era pequeña, no demasiado, pero seguro que partir y empezar una nueva partida en el juego de la vida le sentaría de PM para ser finos (era parafina, jajaja).
Se llevó caña de pescar, su pijama, pala y pico y se adentró en la penumbra de piratas parcas y promiscuos.
¡Por fin! pasearé, petaré, pecaré, pelaré, me pondré piripi y comeré piña, papaya, patatas, pipas, palomitas y puré todo el día.
POSESAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA, poseída por el espíritu de la penuria feliz, los sueños empiezan a ser un primor, un petardo a punto de explosionar que nos pone a mil pulsaciones por minuto.
"Me da igual la pinta y la apariencia, probaré la pinta y desayunaré polenta.
Los porros no me van así que seguiré un camino pulcro, un camino de plenitud donde un piano suene piano, piano y arribar lontano.
Pedazos de puzzle se irán superponiendo poco a poco hasta pisar el polvo que impide proyectar las pistas que nos depara el destino.
Quizá vea pumas, panteras, pelícanos, ponis y paquidermos mientras avance pero no importa porque cada uno aportará una duda poderosa que resolver.
Posiciones, preparados, listos y PIM PAM PUM PISCOLABIS de atún.
Dondequiera que vayas, Perú, Polinesia, San Petersburgo, Paraguay, Puerto Rico, Polonia no seáis pánfilos y aprovechad el momento presente.

viernes, 30 de marzo de 2012

miércoles, 28 de marzo de 2012

tráfico

En la puerta de mi piso hay un vado permanente, lo coloqué para que el vecino no me obstruyera el paso con sus bolsas de basura. Como soy de esas personas a las que le cuesta decir las cosas pensé que sería un buen método.
Cuando abro la puerta de mi apartamento estoy muy contenta porque se respira un ambiente circulatorio muy ordenado. Mis hijos caminan por las aceras del pasillo mientras yo paso la motoaspiradora turbodieseleléctrica. Mi pasillo nada tiene que envidiar a la M30. En las puertas de cada baño hay semáforos para evitar disturbios.
Os explico, es un semáforo adaptado, por supuesto, al hogar, lo que comúnmente se conoce como hogáforo. Color marrón para los momentos de abono oloroso, el amarillo para las orinas, pero cuando éste es intermitente significa que a la persona que está en el interior no le importa que entren a ducharse o lavarse las manos. Verde con tres XXX, significa que se está rodando una buena escena a lo Rocco Sifredi, o como se escriba, verde a solas, pase y actúe a su antojo.
Hay un ceda al paso al salir de la cocina y habitaciones para evitar tropiezos, atropellos y accidentes múltiples. El STOP tamaño gigante lo voy cambiando de sitio, algunas veces está delante del televisor, otras delante de la nevera o la despensa, así me evito un gasto de energía acústica generada por el timbre de mi voz que se agudiza, no con el ingenio sino con la histeria.
Suelo poner la señal de badén inundable cuando mis hijos acaban de bañarse y la de nieve cuando la calefacción está en modo ahorro.
En el pasillo también puse la de prohibido adelantar porque empezaba a estar harta de las carreras ilegales que se organizaban en mis cortas ausencias.
Hay una pequeña señal de prohibido en uno de los cajones de la mesita de mi habitación, jaja, y no os diré que guardo allí dentro, aunque algunos ya estaréis malpensando.
Hace poco que me divorcié y en la puerta de mi habitación colgó de manera invisible la señal de una vaca (los cuernos...por si las moscas), hasta que me enteré y de verdad colgué el símbolo de radioactividad con un gran BASTA justo debajo. No hubo más radiaciones negativas, os lo puedo asegurar.
Puse una pequeña rotonda en el salón, con una mesa en el centro y así podemos dar vueltas como si se tratara de un buffet. No os lo he dicho pero mis hijos tienen pequeñas motos eléctricas y yo tengo la mini versión del SMART.
Y fui poco a poco poniendo carteles para indicar las distancias: A 50 metros el baño, a 100 el jardín, a 20 cm la puerta de la cocina. Por la noche son fluorescente así si hay invitados seguro que no caen tontamente.
Una vez a la semana viene un policía a dirigir el tráfico porque se juntan todos los amigos de uno de mis hijos y yo, como ya os he dicho me niego a pegar chillidos como una energumena. El poli me ayuda también con los pinchazos de ruedas y de vez en cuando con las tuberías atascadas y así mato 3 pájaros de un tiro.
Y creo que no me olvido de ninguna señal, pero si es así os lo haré saber, en principio eso es totototototototodo amigos.
Ya sabéis, un poco de ajo siempre es bueno para la circulación.

martes, 27 de marzo de 2012

Jugando a soñar(oda a la hache: Hormigas)

Hola hermana hormiga, admiro la harmonía y homogeneidad de tu vida entre helechos, hojarasca y hortensias, aquella vida que no pende de un hilo.
En tu hemisferio no hay humos ni hospitales y por haber no hay ni hambruna.
Estás a menudo lejos del horror humano, aquel que es heterogéneo y a veces histérico.
En tu hostal tus hijos heredan sabiduría, no importa la homofobia ni tampoco la heterosexualidad porque las hormonas bailan en libertad.
Tu naturaleza es dosis de homeopatía, sin herraduras ni handicaps que oscurezcan tu habitación pintada de hierba y hiedra.
Te rodea un hermoso holograma de historias sin hipotecas, que a cualquiera produciría un hormigueo humilde y honrado.
Tu mundo son hectáreas sin horizonte donde nadie te leerá el horóscopo ni hará hincapié en cómo debes hervir las habichuelas.
Tú eres puro hedonismo que hipnotiza como las hogueras nocturnas que manchan de hollín a los helicópteros que sobrevuelan las horas del huracán.
Huy, huy, hormiguita, vas invadiendo el humus del huerto de los hechizos, harta de transportar hojas hacia el hoyo donde esperan los huéspedes que a veces hacen huelga a hurtadillas.
Bichito, yo también deseo un hueco como el tuyo, allí no hay hedores, no hay hostilidades ni tampoco hiel que produzca hemorroides y hematomas.
Eres el himno al que haría un homenaje, la herbívora que lleva a cabo hazañas de héroes con harapos.
Tú, insecto que hurtas higos y hongos y huyes con gran humildad ojalá nosotros pudiéramos vivir ese cuento de hadas.
No conoces la humillación, ni a los herejes y mientras ellos fabrican el mal sigues poniendo huevos sin halagos.
En fin, no importa, algún día se fundirá el hielo hermético de los horripilantes corazones y toda la humanidad disfrutará de un mundo como el tuyo.Un mundo donde las heces abonarán las hondas tierras, donde las hamburguesas serán verdaderas y todas las huchas estarán llenas de un halo de:
HURRA HURRA!!

viernes, 23 de marzo de 2012

orígenes

Nos acostumbramos a las palabras, a las expresiones y nos olvidamos de que todas ellas tienen una historia, un origen, una evolución y una transformación con el paso del tiempo.
Me venían a la cabeza: matasuegras, más feo que Picio, tíovivo, Pánfilo, en el quinto pino,tirarle el muerto a alguien y un gran gran ETC.
Me puse a buscar y resultó que evidentemente, todas, tienen su explicación.
Matasuegras y ,parece ser que no es mentira, es tal cual indica la palabra. Fue un hombre ruso que por encargo tuvo que inventar un arma para matar de forma disimulada, se le ocurrió que podía esconder una pequeña flecha envenenada en un rollito de papel y soplar para matar a la víctima, con la mala suerte que un día sopló pensando que no estaba cargado y pam pam, mató a su suegra.
Picio existió. Al pobre hombre, zapatero de profesión, le llegó una carta inculpándole de algo que él no había hecho, y ella decía que lo mandarían a chirona. Del susto le salieron unos grandes bultos en la cara y se le cayó el pelo. Al poco tiempo resultó ser una equivocación, pero el mal ya estaba hecho. Así que años después todavía se refieren a la fealdad del pobre señor. A unos se les recuerda por sus inventos, a otros por sus películas, por su humor, por sus libros, por su lucha, por sus actos comprometidos, por su bondad, por su maldad, por sus pinturas, si Picio resucitara quizá estaría muy sorprendido.
Tíovivo fue una de las que más me gustó.Es la historia de otro señor que tenía un pequeño carrusel en Madrid, el hombre se puso enfermo y murió. Como no tenía demasiado dinero para un ataud, un grupo de amigos llevaban su cuerpo a cuestas para enterrarlo. De repente el tío se despertó y uno de los amigos gritó: el tíovivo!!! y así pasó a llamarse los caballitos del tíovivo. Jamás me había parado a pensar en el origen de esta palabra hasta el día de hoy y eso que mi abuelo siempre la usaba.
Otra curiosa historia es la de Pánfilo: creo que fue en la ivasión de Méjico, llevaba unas tropas a su mando pero todo le salió bastante mal, así que su nombre se asoció directamente a ser tonto. ¡¡¡MIRA QUE ERES PÁNFILO!!! Quizá a alguno de nosotros se nos recuerde por algo en concreto y dentro de unos años los hijos de nuestros hijos dirán: eres un Santi, o una Eva, o una Angela, o un Alex, o......quien sabe.
Al quinto pino, en Madrid, es donde las parejas iban a besarse, era una avenida grande con 5 pinos y para mantener una mínima intimidad callejera se iban al útimo pino, el quinto. Supongo que no sería tan lejos, pero ahora cuandose utiliza al quinto pino parece que se esté hablando de kilómetros y kilómetros de distancia.
Echarle el muerto a alguien proviene de la edad media, parece ser que si encontraba en el pueblo un muerto asesinado de forma violenta y no se llegaba a esclarecer quién había sido, los habitantes estaban obligados a pagar una multa. A esta sanción se le llamaba homicisium. Aquello trajo drásticas consecuencias. Cuando los habitantes del pueblo encontraban un muerto, para no pagar la sanción, lo metían en un saco y por la noche lo echaban al pueblo vecino, así que ya sabéis, no vayáis echando muertos por ahí...

Y por último, una que se me olvidó nombrar al principio. El té helado.
Sabéis que las geishas caminan muy lentamente por sus zapatos pequeños, su vestido, todo comodidad, vaya. Se encargan de servir el té con la mayor parsimonia del mundo y a una de ellas(la más lenta de todas) se le enfrió tanto que de ahí surgió la idea de hacer un té helado.

En realidad esta última me la acabo de inventar, jejje, pero todas las otras son verdad.

martes, 20 de marzo de 2012

Cartones

Abrió el armario y escogió un cartón. Tenía uno para cada ocasión. El de paseador de perros, lector de novelas para ciegos, niños y ancianos, escuchador sin título psicológico, exprimidor de naranjas,empujador de metro, masajista intuitivo sacador profesional de mocos...
Según lo que le apetecía, cada mañana vestía uno u otro y se dirigía hacia el banco donde le esperaba un futuro incierto. La calle se había convertido en un escaparate sin vidrio donde poder mostrar sus capacidades y hacer el bien con cada una de ellas. Tenía la esperanza, la pequeña esperanza de que al menos se acercara alguien para pedirle un masaje, que paseara al perro o sencillamente encontrar un espacio donde leer para las personas que ya no podían hacerlo. Pensó que no era tan complicado, una lista a la vista, una presencia cercana, un diálogo, unas monedas para ir desenvolviéndose en el día a día y listo.
Qué sencillo resultaba creer que el trabajo y el dinero no eran un problema, que todo lo que imaginase ser capaz de hacer lo haría sin trabas, impedimentos ni esperas a ser descubierto, examinado y contratado por mentes ambiciosas.
Sus cartones se habían convertido en una extensión de su piel, los retocaba, los redecoraba y sin darse cuenta los hacía cada vez más grandes. Tan grandes que un día se sorprendió a sí mismo pintando uno de ellos como si se tratara de un lienzo.
"Quizá no encuentre trabajo" se dijo, pero puedo pasar el rato pintando cartones hasta que alguien se acerque a preguntar.
Empezó a pintar y pintar y las horas volaban.
Sintió que estaba topándose con su destino, algo que jamás había buscado comenzaba a despertar desde lo más profundo de su alma. La necesidad imperiosa de inventar le invadió y se convirtió en una droga cuya cantidad iba aumentando a medida que nacían sus personajes de la nada.
Poco a poco fue acumulando cartones y hubo gente que comenzó a acercarse para preguntarle por cuánto los vendía.
No se había parado a pensar en aquello, ¿precio? se preguntó.
No conseguía trabajo de lo que él deseaba y le querían pagar por un pasatiempo que había descubierto por casualidad.
Dijo un precio al azar y vendió su primer cuadro-cartón reciclado.
Con el tiempo fue vendiendo más cuadros y en el barrio se le apodó el cartonero feliz. Sus dibujos llegaron a casas, museos, bares incluso en exposiciones que se organizaban en los trenes.
Jamás imaginó que un material tan sencillo llegara a transformarse en lo que se llegó a considerar como obras.
Eran muchos los que usaban material reciclado para crear, y es que el arte nace del ser y no del tener. Lo que cuenta es el sentimiento, las ganas, la emoción, la ilusión y la imaginación de construir mundos inexistentes dentro de este mundo al que todos pertenecemos.

jugando a soñar(oda a la j)

A Juan, en junio, lo despidieron injustamente por juanetes en ambos pies.
A Julio, en julio, por no darle jamón de jabugo a la jirafa que cuidaba.
A Jeremías por jeremiadas varias.
A Jacinta por jalarse los jalapeños de su jefe y beberse la ginebra de jijona jadeando con jaleo.
A Jose por no decir jaque jugando a la ajedrez contra el jardinero con el que trabajaba.
A Julia porque rompió el jarrón de Josefa mientras lo lavaba con jabón.
A Juana por echar mucho jengibre en la jofaina del jeque jorobado que montaba una juerga tras otra.
A Jesús por enamorarse de una jaca mientras jugaba al jockey a la sombra de los jazmines y jacarandas.
Al jabato de turno por decir jolín en vez de jopeta.
Al Josua por reclamar jornada completa en medio de una jauría de jactanciosos
A Jonas porque mató a un jilguero en Jamaica.
A Jonathan cuando descubrieron que era judío e intentó huir a la jungla y vivir entre juncos .
A Jodorowsky, a punto, por ser demasiado joven pero finalmente siguió siendo jinete y lanzador de jabalinas.
A Joaquín porque mandaba juguetes a Jupiter.

Dió la casualidad de que a todos los despidieron un jueves, pero no fue una mala noticia sino que les devolvió la juventud, el júbilo y el jugo de la vida que habían perdido.
Juraron no volver a vender su jeta ni su jornal.Algunos decidieron jubilarse anticipadamente y plantar judías jugosas. Otros se convirtieron en grandes jugadores de múltiples cosas y varios comenzaron a darle a las jarras de cerveza negra.Un par huyeron a Japón.
Juntos estaban dispuestos a crear justicia contra los jabalís que andaban sueltos por el mundo.
Era la hora de juzgar con buen juicio y manteniendo la jurisprudencia bien alta.
¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡JOOOOO, jalisco no me rajes!!!!!!!!!!!!!
¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡No somos juglares gritaron al unisono!!!!!!!!!!!! JAMÁS, JAMÁS...

jueves, 15 de marzo de 2012

Amor fugaz

Me enamoro de un hombre que dice que se enamora todos los días de mujeres que se cruzan con él en bicicleta.
Me enamoro de inquietudes, de frescura, de ideales, de comprensión, de sueños, de pasión, de vitalidad y poesía.
Me enamoro de la sencillez, de la palabra,del roce, de la impulsividad, del ingenio, de lo absurdo, de la divertida torpeza aniñada.
Me enamoro dejándome enamorar por la idea de poder enamorarme.
Intentos de seducción femenina, quizá sutiles, o no, pero feacientes deseos de querer enamorar.
Me enamoro suavemente, lentamente al mismo tiempo que confundo el enamoramiento racional(por la voluntad de querer enamorarme) con el enamoramiento químico en el que todo razocinio está fuera de órbita.
Me descubro queriendo enamorar, sonriendo, escuchando, enseñando, mostrando de dentro hacia fuera quizá una pequeña parte que, una cree, podría enamorar.
Sé que me enamoro porque en la ausencia hay una huella, una ligera pero perceptible huella en el alma.
Me enamoro porque una nueva presencia se suma a un cuerpo y sin poder evitarlo pasa a formar parte de la memoria de sentimientos, emociones y experiencias amorosas.
Me enamoro porque la imaginación divaga mientras se abraza contra el pecho un pequeño cojín en un sofá solitario, pensando en que la película que se está viendo le encantaría a esa nueva presencia que desconocemos por completo pero que anhelamos conocer más.
Me enamoro de lo imposible, de lo que difícilmente se podría alcanzar.
Me enamoro de la idea de poder compartir para poder crear y multiplicar sensaciones que finalmente acabarían en la aparición de un nuevo planeta en medio del universo, lleno de códigos, señales, que sólo esos átomos entenderían.
Me enamoro de la inspiración que subyace del encuentro, de las ganas de querer entregar.
Me enamoro de recuerdos pasados que de repente se hacen muy vivos.
Me enamoro de un pelo despeinado,largo, lleno de ondulaciones que mis manos quisieran entrelazar.
Me enamoro de la sensualidad de unos ojos, de unos pantalones caídos y una barba que por instantes se percibe rojiza.
Me enamoro de las imperfecciones y de la idea de tener un amante como él.
Me enamoro sin sufrir por no obtener respuesta pero como una repentina admiración de un cuadro que es imposible dejar de observar desde el anonimato de los pensamientos.

En la carretera

La carretera serpentea y mientras mis manos sujetan ligeramente el volante para seguir minuciosamente los límites de mi camino, no sé por qué, me invade la sensualidad repentina. Esas curvas que giran suavemente de izquierda a derecha y yo, conduciendo por ellas como si se tratase de un cuerpo desnudo sobre el que lentamente nos movemos, con mucha calma decisión y amor.
Curvas de las que no podemos salirnos, a las que debemos pegarnos sin posibilidad del mínimo error, con seguridad y al mismo tiempo con la libertad de poder recorrer las rutas a veces sinuosas, a veces rectas, otras rápidas y otras lentas.
Como un baile en pareja que se acelera y se detiene para volver a retomar velocidad, un camino que nos mece dulcemente, que nos hace avanzar hacia un destino casi siempre placentero y explosivo.
El movimiento oscila entre camino y conductor.Unas veces recorren nuestro camino, otras conducimos con pasión. Conducir, conducidos, ¡qué placer mover, moverse y acelerar cambiando de marchas sin cesar!. La carretera está caliente, el asfalto abrasa, el calor sube por cada poro de la autopista y somos felices porque llegamos a casa o volvimos a lugares donde estuvimos mucho tiempo atrás. Niños despreocupados que juegan a carreras y liberan sin palabras sus deseos, sus sueños y su imaginación. Lágrimas que alivian las penas de soledad, risas descontroladas que nos hacen olvidar quiénes somos al escucharlas. Pómulos rojo amapola y gotas de rocío caminan sobre la piel que se estremece.
Llegamos, condujimos nuestros cuerpos allí donde queríamos llegar.

¡Sorpresa!

Recuerdo cuando me dijo el tiempo que hacía que la vida no le daba una sorpresa y aquellas palabras, a lo largo de los meses que las sucedieron, me hicieron reflexionar. ¡Qué necesarias son las sorpresas! sobre todo cuando son agradables, aunque sorpresa siempre conlleva algo positivo,¿no? Alguien no contestaría ¡Qué sorpresa! al conocer la muerte de algún otro, sino más bien ¡qué pena! ¡qué horror!
Así que más bien algo negativo que acontece en nuestra vidas sin esperarlo, va acompañado de la expresión de una emoción o sentimiento pero no de la agradable frase:¡Qué sorpresa!
Una carta escrita a mano, un mail, unas frases en un facebook, twenti, una visita, unas palabras de calor, un cumplido, un regalo, un beso, una llamada, una declaración, un reencuentro, un embarazo, una moneda, aunque pequeña, una sonrisa, un guiño, una buena noticia, un secreto, una caricia, una insinuación, un roce, un rayo de sol en medio de una tormenta.
Sin embargo no son tantas a lo largo de las semanas, meses y años. No sé si porque nos pasamos demasiado tiempo esperándolas y son realmente efímeras o porque deberíamos ser nosotros mismos, en el momento en el que pensamos, realizarlas para que la vida cobrase algo de chispa. Quizá no deberíamos esperar a recibir sino estar dispuestos a dar para pasar de ser sorprendidos a sorprender. Y la alegría es igualmente satisfactoria para quien sorprende como para el sorprendido.
Sí, sorprender, porque el tiempo avanza hacia algún sitio en el que todos sabemos que llegará un final y son muchas, demasiadas, las palabras retenidas, los sentimientos guardados, las ganas contenidas, los impulsos controlados, los egos dominados y los rencores arraigados que para cuando uno quiere darse cuenta su piel se arrugó y su pelo encaneció como buena máquina que se gasta.
Son tantas y tantas acciones que no hicimos que uno se pregunta si tiró por la borda ciertos momentos que pudieron ser magníficas sorpresas y que finalmente acabaron siendo resignaciones miedosas u orgullosas ocasionalmente.
Se podría pensar que no habría que hacer o decir todo lo que por la cabeza nos pasa, pero a menudo lo desearíamos de tal modo que nos llegamos a morder la lengua al no hacerlo.
Miedos inexplicables, a lo que el resto del mundo piense, a traicionar la idea que nos habíamos fijado de nosotros mismos y con la que estábamos ferviertemente convencidos. No siempre se está orgulloso, alegre y feliz con las decisiones que se toman o dejan de tomar, pero es que sin riesgo, no hay sorpresa, no hay pasión, no hay vida, no hay sentido.
Aquel día le escribí aquellas palabras, con un gran nudo en el estómago y una emoción adolescente inexplicable, para él, pensando en él. Y fue una sorpresa, según él una grata sorpresa. Aunque aquella sorpresa avanzó, se compartió, se vivió pero también se esfumó, desvaneció y marchitó. Ahora de aquellas palabras compartidas con ilusión sólo quedará el recuerdo de lindos momentos vividos y nostalgia de lo que pudo ser y no fue. Un cierto sentimeinto de pena encoge el corazón cuando estamos cerca del que fue sorprendido pero nuestro foro interno nos dice que no era lo que andábamos buscando y la vida debe continuar. De nada sirve idealizar, es más linda la realidad.
Sea o no sea así, las sorpresas nos mantienen vivos y aún más si desembocan en historias que nos hacen ensanchar el espíritu.
Doy gracias a los que han formado parte de mi corazón para ir creciendo y aprendiendo sin olvidar que estarán conmigo allá donde vaya.

miércoles, 14 de marzo de 2012

desamor segunda parte..

La sensación es muy extraña, ya creí haberme olvidado de él, de nuestros encuentros fortuitos y quizá, para mí, en cierto modo predestinados. Y de repente de nuevo esa sensación, como si de un instinto se tratase, no podemos controlarlo y nos invade el estómago de no se sabe qué sustancias o energías.
Ahí está, a diez pasos, pero él no lo sabe, el nerviosismo se mezcla con la alegría, la adrenalina y se adereza con una pizca de rabia, enfado, rencor, desprecio que acabarán por no apreciarse una vez la conversación comience.
Mientras las palabras y miradas se intercambian, las ideas van sucediéndose unas a otras: "Eres asqueroso" "¿Por qué me ignoraste?" "¿Le gustaré?" o simplemente juega un papel de adulador estúpido, orgulloso de tener a las mujeres a sus pies?
Cuando tengo la pequeñísima esperanza de que esa noche mezclada con alcohol dará algún fruto del que yo salga beneficiada, se da media vuelta y se va. Y una vez más, y para no ser grosera, una se queda con los excrementos en la boca.¡Qué ingenua!
¡He vuelto a caer en sus falsas sonrisas! y ya no sé si me atrae porque aquella noche me acosté con él o porque necesito aferrarme a algo intenso que viví hace unos meses.
Pero a su lado, todo me parece muy rápido. Cuando la conversación parece que podría seguir y desembocar en algún punto, él huye corriendo, se esconde y ya no vuelve a acercarse a mí a pesar de que sabe que estoy a su lado.
Baila con una chica y por el rabillo del ojo no puedo dejar de mirar su barba peliroja y su sonrisa.
Me doy media vuelta y como toda mujer que tiene un mínimo de orgullo, me repito:"No vuelvas a mirarle, baila, sonríe y enséñale desde la distancia quién eres". Y así lo hago, o lo intento, mientras todas las energías se han despertado sabiendo, o no, que en algún momento se fijará en mí, saco la mayor de las fuerzas de atracción e intento divertirme y divertir siempre consciente de que está cerca.
En esos momentos es cuando se desea tener ojos en la espalda, para darse cuenta de lo ridículas que podemos llegar a ser o por el contrario nuestra intuición femenina es buena y nos hace saber que nos están observando de tanto en tanto. Toda la noche transcurrimos así, bailando de un lado a otro esperando a que él fuera consciente de mi presencia y que se arrepintiera profundamente de no haber compartido conmigo algo más que sexo. Es hora de irse, y él todavía está allí, no es capaz ni de venir a despedirse y mientras me alejo con la sensación de haber sido rechazada una vez más, mis palabras se vuelven silencio y ensimismamiento. A ello se le llama:decepción.
Me volví a encontrar, casualmente, esa noche de verano y no podía soportar la idea de que me iba a casa sola y triste y él seguía bailando con una copa en la mano acercándose a toda mujer que tuviese alrededor. Y para colmo no aprendí, porque en el momento en el que me dirigió la palabra me entraron unas irremediables ganas de ser la mujer más antipática del mundo y pegarle todos los cortes habidos y por haber, pero al final, sólo pude sonreír al mismo tiempo que me sentía ridícula, inferior y engañada por sus falsas palabras.
Él sólo dice lo que una quiere oír,conoce bien su papel, pero esta vez no le creí.
Me despierto por la mañana y sin yo quererlo acude a mi pensamiento, una mezcla de alegría y rabia se abrazan dentro de mí. Vuelvo a estar sola, pero no es él... lo sé,eso se sabe...

La música

¿Por qué cambiará la percepción de la vida cuando estamos escuchando música?

Mientras paseo inmersa en el mundo de las melodías me pregunto si es sólo efecto de lo que perciben mis oídos o realmente la vida es tan magnífica y mágica como queramos creerlo.
Alguien persigue a otro con un puñado de arena mojada, los niños fascinados y absortos construyen montañas, piscinas y castillos en la orilla, alrededor de una tortilla de patatas cortada en daditos se reúnen amigos y familiares con su pequeño tenedor en mano para celebrar no sé qué evento.
Y así pasan las horas, sintiendo la brisa acariciando la piel, el sonido sordo de las voces atenuadas por el ir y venir incesante de las olas.
Lagartos tumbados rotando al ritmo que marca el sol, leyendo, comiendo, escuchando o tan sólo mirando todo lo que acontece ante nuestros ojos.
Uno observa, solo, desde esa soledad que deberíamos apreciar y acostumbrarnos,y cree que los demás lo miran sabiendo lo que en ese momento está pensando o sintiendo y quizá se hagan una idea, pero sería imposible adivinarla.
Soledad en el mar, pasos que se siguen unos detrás de otros y mientras se hace camino silencioso, jamás se está solo porque nos acompañan los pensamientos y esperanzas de que que alguien estará pensando en nosotros.
Soledad, que a veces, por mucho que se admire se vuelve demasiado solitaria porque es inevitable querer compartir y descubrir el mundo junto al otro.
Doy gracias al amor porque hace crecer.

Un desamor

Lo más difícil, no esperar impacientemente nada de la vida, dejarnos sorprender por ella y disfrutar de esos minutos de felicidad que se aproximan(que en realidad llevábamos tiempo esperando, jejeje).
¿Son círculos?vamos dando círculos? ¿Por qué nos encontramos con una u otra persona en una época determinada de nuestra vida?
¡OH! No queramos que todo venga corriendo ¡NO!
Es esa pequeña ilusión, esas mariposas volando en nuestro interior lo que convierte a la vida en pura magia. Casualidades y coincidencias nos hacen creer, vibrar y sentir,
esa primavera que llega.
Lo que pudo ser y no fue, lo que hubiéramos querido que fuera pero no iba a ser, lo que nos gustaría que hubiera ocurrido pero evidentemente jamás ocurrió.
Decepción, aceptación, desilusión, risa...
Date por aludido, hombre de la noche oscura...quizá de nada sirve las palabras pero a veces son la excusa para indagar en nuestro interior e intentar comprender mejor qué es todo esto, si es que tiene una respuesta.

La mejor fuente de inspiración:vivir, lanzarse, arriesgar, probar, equivocarse, errar, intentar, descubrir, intercambiar, avanzar y encontrar.

jugando a soñar (oda a la hache)

En la choza de Chema hay una chimenea que chorrea chucherías de charol.
Es algo cheto pero chévere al mismo tiempo.
Él, chana con su chalet como un chamán con su ayahuasca pero, no muy lejos, hay muchas chabolas que se llenan de charcos cuando chispea.
Mientras Chema chatea comiéndose un choripán, los chulos de las chabolas chismorrean chorradas engullendo churros cochambrosos.
Chistes y chistorra adornan la casa de Chema que está como los chorros del oro.
Chuletas chinas entre chácharas y cucarachas se chamuscan entre la chatarra de los changueros.
El chaval de los cheques con fondo masca chicle después de inflarse a chicharrón.
Los chicos fuman chocolate mientras chafan chinches chilenos y apagan chinas a chillidos.
Al chiflado chic le chispean los ojos ante los chinchulines de chancho.
La mal llamada chusma sobrevive robando chaises longues y comen chipá con choclo.
El chivato de Chema usa chivarras, aunque resulta chocante.
Algunos acaban en chirona por robar chirimoyas.
Al otro se le va la chola haciendo de chófer en los autos de choque.
A los chungos les gusta chutar pero también chutarse para olvidar los chubascos que chirrían en su chaveta.
El Chema desayuna chupitos que le dejan churrete en su camisa de chanel.
Los churumbeles chumban los chotos cuando el hambre aprieta.
Al amigo le gustan las chupas pero también si se la chupas.
Los chuchos de las villas deambulan buscando restos de churrascos.
Con chulería, Chema usa chubasquero para ir a jalar chipirones al chiringuito.
Los chorbos, de chiripa, no son pillados chingando en una esquina sin chinchar a nadie.
A nuestro adinerado le gusta el chili, el chelo, la charanga y el charango.

Pero, pero, sobre todo, tanto unos como otros deberían charlar mientras sus ojos hacen chiribitas y descansan bajo los chopos mientras chusmean los chivos pastar.

martes, 6 de marzo de 2012

Flotan

Suspendidas en el aire, frágiles y efímeras, transparentes pero coloridas, alargadas, redondas, ondulantes,livianas, ligeras y tremendamente perfectas, casi como sueños que explotan en la cima del placer, cuando uno menos se lo espera, cuando unos desea que el tiempo se congele en medio del vacío para ser observador o protagonista de lo que está viviendo. Algunas se persiguen, se rozan tan suavemente que no llegan a desaparecer, otras vienen superpuestas, como si unas a otras se necesitaran para poder sobrevivir como si de una pareja de pingüinos enamorados se tratase,cuya relación perdura hasta el final de sus días. Se asemejan al cristal pero sólo es una ilusión, espejos, sin serlo, en los que nuestras caras deformadas se ven reflejadas y entre rosas, amarillos y azules pequeños planetas flotan en medio, no del universo oscuro, sino del interior de la estratosfera. No llegarán muy alto, no mucho, se quedarán a medio camino entre el origen y el roce, el soplo y la temperatura ambiental. Pero a pesar de su corta existencia, sus escuetos segundos, minutos en los que permanece ante nuestra retina nos conducen a una tierna y añorada infancia.

Mejor así

Palabras, miradas, sonrisas, silencios, zapatos que caen al suelo desde la altura de una cama en movimiento.
Sólo tengo imágenes de memoria, mi mente no es capaz de inventar una cara inexistente cuando es consciente.
Sonrío con los recuerdos, con la nostalgia y la melancolía, cuando todo respira oxígeno en mí, a mi alrededor.
Estás, estáis aquí dentro, con el recuerdo de la sensualidad que experimenté.
Ahora te difuminas poco a poco y ya no espero sonidos virtuales que te acerquen.
Perdí la cuenta de las veces que me enamoré y como un cuadro inacabado, tu historia, nuestra historia será irrevocablemente una historia sin punto, una obra esbozada y esquematizada que en realidad preferí abandonar así, a medio hacer, porque no quise ver hasta dónde llegaría para no malgastar más el tiempo que te hubiera seguido dedicado.
Hay obras que mejor aparcar para no superponer capas de pintura que oscurecen con el tiempo.

SALUD ARTÍSTICA EN BOHEMIA RECICLADA

HOY COCINAREMOS:

1ª ROTULADORES: COLOCARLOS EN LA PLANCHA HASTA QUE SUELTEN TODO SU JUGO Y COLOR.UNA VEZ SE HAYAN MEZCLADO LOS PIGMENTOS AÑADIREMOS UN POCO DE TINTA DE CALAMAR, VIRUTAS DE LÁPIZ RECIÉN AFILADO Y RESTOS DE GOMA MILÁN(¿POR CIERTO LA INVENTARON LOS ITALIANOS?).
PARA LA SALSA NECESITAMOS UNA PIZCA DE PURÉ DE CERAS MANLEY,MEDIO BOTE DE GUACH Y DOS CUCHARADITAS DE PURPURINA PARA DARLE COLOR, PARA ACABAR ESPOLVOREAR CON POLVOS DE TIZA ROJA.

2ª SOPA DE LLUVIA EN CAZUELA DE BARRO: LA BASE DEL CALDO, COMO BIEN PODRÉIS DEDUCIR, CONSTA DE 2 LITROS DE AGUA DE LLUVIA, SI PUEDE SER CON ALGO DE BARRO.
SOFREÍR PRIMERO 2 PUÑADOS DE NIEVE VIRGEN CON SAL Y 1 CUCHARADA DE ARENA MEDITERRÁNEA.AÑADIR AL SOFRITO 3 RÁFAGAS DE VIENTO Y 5 RAYOS BIEN ENCENDIDOS.CUANDO LA MEZCLA HAYA ADQUIRIDO LA TEXTURA Y CONSISTENCIA ADECUADAS,PONER EL CALDO PARA QUE HIERVA A TEMPERATURAS INFERNALES.FLAMBEAR CON UN SOPLETE DE SOLDADOR.

Estas recetas las podréis encontrar en el fabuloso y rústico restaurante BOHEMIA RECICLADA, el reconocido restaurante donde pintores, escritores y científicos suelen disfrutar de las deliciosas comidas con "fundamente", belleza y sentido de la estética. No sólo estarán alimentando sus estómagos sino que vuestras almas quedarán satisfechas regocijándose hasta extremos que jamás experimentaron sus vidas. Engullir la dosis de sus platos enriquecerá su espíritu para desarrollar un considerable crecimiento personal. BOHEMIA RECICLADA es lo que usted necesita para abrir su mente a horizontes desconocidos e ir más allá del Bulli cio...jejejejje...
No podrá resistirse a la fabulosa MUS DE PLASTELINA PERFUMADA, a LAS CROQUETAS DE ARCILLA DE LOS ANDES, A LOS FILETES DE PAPEL MACHÉ QUE SE DESHARÁN EN SU BOCA y no en su mano.
NO SE LO PIENSE MÁS Y RESERVE SU MESA CUANTO ANTES PORQUE LA LISTA DE ESPERA AUMENTA POR SEGUNDOS.

HASTA PRONTO Y SALUD ARTÍSTICA PARA TODOS

el imperio de las palabras

Sueltas uno y buscas otro, te enganchas como el que se desplaza de liana en liana,pero en este caso no hay selva amazónica sino torbellino de pensamientos.
Rondan como una mosca que sobrevuela un grano de azúcar,giran como el agua cuando se tira de la cisterna o dan vueltas como si se tratase de un centrifugado.
Consigues olvidar palabras pasadas, sombras oscuras que paralizaban,inseguridades infundadas y de repente, cuando ya creíamos alcanzar la cumbre, la cima y olvidar el recuerdo de lo que afligía, viene otra idea que invade y deambula a sus anchas por el territorio conquistado. Un imperio romano que avanza y se va apoderando de todo si no viene nadie a exigir justicia.
"¡¡¡NOOOOO!!! grita una voz. Aquí no dominan dictadores ni zares, ni políticos ni religiosos, ni führers ni grandes hermanos que aplastan y controlan libertades y sonrisas. Tiradlos por la borda, deshaceos de ellos como quien lanza los bultos desde cubierta cuando el barco está en peligro de hundimiento.¡Son incómodos! Esconden y despistan la imaginación, atabalan y apabullan la tranquilidad de un día radiante de primavera.
¡Pobres! se creen dueños de un refugio mal escogido, nadie los ha invitado y hospedado en la morada del saber. Atraviesan canales a sus anchas y se burlan sacando la lengua porque se creen todo permitido. ¡No los escuches! duérmelos profundamente para tranquilizar su ansia y cuando hayan despertado tendrán otra cara, habrán recuperado la ilusión, la fuerza, vitalidad y energía para empujar el optimismo hacia las nubes más altas. Ríete con ellos, acompáñalos en su danza hasta que pierdan el aliento y ahuyenta la peste que desprenden, sin gritos ni nervios".

No es fácil porque nadie nos dijo cómo dialogar con ellos, cómo escucharlos, cómo interpretarlos y sobre todo cómo llegar a un acuerdo para que no piensen que siempre son quienes ganan las batallas. Nosotros no somos ellos, somos un licuado de todos juntos y a menudo tenemos la libertad de rechazar algunos para escoger los que más nos favorezcan para la ocasión. Los podemos vestir de esmoquin, adornarlos con sonrisas, carcajadas, ponerles una corbata divertida, un sombrero con clase, un color que los resalte , perfumarlos, peinarlos y lustrarlos para que brillen en medio de la oscuridad.
Son sólo pensamientos y todo depende de cómo los abordemos, qué importancia les otorguemos y qué trato les daremos.
No es fácil pero nadie dijo que fuera imposible. Podríamos darles tiempo para madurar, para convivir en armonía con el murmullo que generan.
No es fácil pero nadie dijo que no se pueda cambiar unos por otros y no sólo unos por otos sino unas energías por otras,enterrarlas a tiempo para que rebroten con fuerza y así seguir haciendo las paces con nosotros y el mundo.
No es fácil y muchas veces queremos evadirnos del sufrimiento que se cocina en nuestro interior añadiendo ingredientes que ni siquiera podemos digerir y que nos envenenan , de nada sirve perder la esperanza y destrozar lo que se consigue con ayuda, esfuerzo e ilusión.
Agarraos bien fuerte a lo que nos embellece y no a lo que nos hace perder la inteligencia de vivir.

jueves, 1 de marzo de 2012

jugando a soñar(oda a la B)

Me embadurnó el bostezo con su aburrimiento y barajando las posibilidades le besé y compré el billete para Bilbao.
BIENVENIDOS, decía el bote de bechamel que había colgado en la estación de buses.

-Mujer: ¡Qué boludos! más les hubiera valido usar un bote de berberechos, pero bueno, cada butanero con su butano, ¿o no?, cada banana con su bananero, vale, vale, esto es de botarates.
Bebí de la botella que había en mi bolso, me limpié el bigote blanquecino y bendije el trozo de bizcocho blando que me metí en la boca.
"Bien, bien, buen debut, pocos bultos y bellos hombres deambulando a vabor y estribor.Buscaré en alguna boutique una batidora para mis cabellos, unos bombones para el camino y en mi bolsa de brazo unas bromas bien bronceadas."
El bastón la embroncó pero sabía que bailaría igualmente boleros en los boliches más bonitos de todo Burgos, ¡ah no!, que estaba en Bilbao, aunque hubiera preferido las Bahamas, Beirut o Bali, pero la vida no es un belcro de pon y quita.
"Me voy al hotel. Ummmm, esta beca de jubilados es brillante, bicarbonato y bollos en la mesita de la habitación y el barman es una bomba, un bulbo raquídeo por absorber, un batman con aspecto de buey bólido, un belfo como los que nunca había visto.
-Mujer: Buenas noches barbudo
-Hombre: No soy barbudo, soy bar rendero
-M:¿Bar rendero?
-H:Sí, arrendo mi barra de bar
-M:Bueno saberlo, bien, voy a tomar...
-H:¿Un burundunga?
-M:¿Un bu qué?
-H:Una bebida a base de verduras belgas
-M:Bo
-H:¿Cómo que bo?
-M:Sí bo, lo dicen en Bolonia cuando no saben
-H:¡Va! ¿Bo?
-M:Sí bo
-H:Bueno, pero sino, hay una bebida biscosa
-M:Blandiblue
-H:¡BINGO!
-M:¿Es tan bondadoso de preparar el brevaje?
-H:¡Es usted bienaventurada!
-M:Sí,¡boyante!
-H:Yo era boyscout
-M:¡Bah! No sea bravucón
-H:No soy bravo de verda y además bioagradable
-M:Un bozal le belcraría
-H:¿Belcrar?
-M:Sí eso de pon y quita
-H: Vale, vale
-M:¿Y no preparan brea?
-H:No, sólo Boruga
-M:Oruga, ¿está usted costipado?
-H:No, boruga, bebida refrescante cubana, no es una broma
-M:¿Y se bulle?
-H:¡Cómo se va a bullir belladona! (con ojos de búho)
-M:Ya veo, veo y ¿Usted qué ve?
-H: Veo brujos y brumas
-M:¿Le brota a menudo?
-H:El veintinueve del año bisiesto
-M:¡Qué brevedad absoluta!
-H:Sí, doy brincos de bendición
-M:¿Bautizado?
-H:¡Boom!Le lanzo el boomerang
-M:(bufando) ¿Le bloquea la pregunta?
-H:Sí, un poco
-M:Pues libremente le haría un boceto religioso de mi bisón religiosa
-H: Será visión
-M: Sí, eso he dicho
-H:Si lo vaticina así
-M:Mire, practiqué la bigamia y la bisexualidad con un bigamás y después me hice budista al conocer a un bengalí que comía bengalas que le vendía Benetton
-H:¡Borrica! no es bigamés, es bigañol
-M:Qué borrega, es verdad. Prosigo, después en Burdeos me hice biónica
-H:A mí en Brasil me biopsiaron
-M:¡Vaya!¿Un bioquímico?
-H:No una bióloga
-M:Qué mundo burbuja tan biruta,a mí me encantaba la bilogía, la biosfera, los biotipos, los biomas, la biometría y la biomedicina.
-H:Interesante, pero ahora que recuerdo era biofísica
-M:No importa, un biotipo arriba o abajo...
-H:Siga, siga
-M:Al final me hice belzebuista en Burkinafaso
-H:Mi abuelo era burkinafasiense
-M:Mi abuela de Bucarest y mi abuela de Belén
-H:Mi vecina se llamaba Belén
-M:Mi tío se casó en Brujas
-H:¡Boluda, será en Brújula!
-M:Bien, bien, Brújula
-H:Me ventilaré los botines
-M:¡Bah! esto es un boicot, huele a bolda podrido, ¡menudo bodrio!
-H:¡Botija! no me dé la brasa
-M:Venga, hágame un bocata
-H:¿Con boquerones, besugo, batata, boniato, berros, brócoli o bosta fresca?
-M:Un bocadillo brasileño
-H:¡Claro! y también canto un blues y me hago bombero
-M:¡De buten! Incluso podemos echar una a los bolos
-H:Marchando el brasileño
-M:Y unos buñuelitos de berenjena?
-H:Ya está bien de abusos, ¿no?
-M:Me conformaría con aleta de ballena rebozada
-H:Vamos abuela que ya va necesitando butaca
-M:¡Bestia bastarda! que soy una dulce buganvilla
-H:No arme bullicio que para bullas ya vivo en Belgrano
-M:¿Un barrio de bronca?
-H:¡Buf! A rebosar de bulldogs y brontosaurios
-M:Mejor no bordearlo ¿verdad?
-H:¡Bien visto y oído!
-M:Pues mañana, bermudas bombacho y bombín en mano a la bañera
-H:¿Bombín,bañera?
-M:Sí, bombín para hinchar el bombacho y bañera porque ¡menuda belleza! comparada con el barreño que tengo en casa
-H:¡Barreño, eh! ¡Qué bohemia!
-M:¡Uy! no sabe, tengo un bello corporal bárbaro que me crece a borbotones
-H:¡Bohemia y becerra!
-M:No balbucee boberías
-H:Boba usted doña burra,por cierto se llama ¿Beatriz, Berta, Beti, Begoña, Brunelia, Bruna, Brizna o Bertoluccia?
-M:¡Bazofia! no da una: Bertrana
-H:Increíble!
-M:Mañana me espera un buen buceo con batiscafo
-H:¿Pero no era bombín?
-M:También
-H:Por la tarde en la biblioteca biográfica hay cursos de bricolaje con brocha y construcción de buscapiés
-M:Yo sólo sé bordar barretinas y brazaletes bereberes
-H:Yo sólo barnizar botavaras de barcos búlgaros
-M:¡Ya está bien brunete! Desoués, básicamente leeré la biblia
-H:Hay una versión buenísima en 12 bytes
-M:¿Qué?
-H:Bizarradas de boutique bonairense, ya le explicaré
-M:¿Y su nombre?
-H:Brunicio Bellavista
-M:Bello como un bate de beisbol
-H:¡Vaya! buena abreviatura
-M:¡¿Qué abreviatura ni que ocho cuartos?! barrigón de branquias bilaterales
-H:Váyase ya, se borró mi paciencia de barro disecado
-M:Bonjour entonces
-M:Será bonne nuit.¡¡¡AY, AY,AY!!!
-H:¿Qué,qué,qué?
-M:Mi bazo, mi brazo, mis bronquios
-H:Balanceese aquí
-M:Buuuuuuuuuu, era broma
-H:Abuela de birome belga
-M:¡Qué burdo arrójese al barranco!
-H:¿Sí? Pues ingiera borato
-M:Se dice barato
-H:No abuelita sal bórica: BORATO
-M:Hasta aquí nuestra bonanza
-H:¡Eso! con un brazo de gitano hasta mañana a las ocho, me pondré las babuchas y bajaré al borde del berrinche
-H:¿Por qué?
-M:Me olvidé la bocha y las botifarras en Barcelona
-H:No importa en el buzón del hotel hay de todo
-M:¿Es una broma?
-H:Es como un bolsillo bien lleno
-M:Pues borrón y cuenta buena
-H:Buona Notte, bitte und danke y buena balada sonámbula nocturna
-M:¡Qué bonico en el fondo!
-H:Gracias, eso me decían en la bahía de los bocinos
-M:Cochinos, cochinos, que hasta ahora no sabía que las bocinas tuvieran bocinos
-H:No se suba por el baladre
-M:Lo que me subiría son unas lonchitas de bacon birmanés
-H:Justo hay de Bolivia, Botswana, Burundi, Bosnia,Barbados Y Butan pero no de Birmania
-M:Che,no le doy una bofetada porque me dijo bienintencionadamente la torre de Babel
-H:Va que es más pesada que una babosa
-M:Deje de bramar
-H:BUENAS NOCHESSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS

martes, 28 de febrero de 2012

Amor emparejado

Nunca caminaban de la mano cuando iban por la calle, él siempre iba delante y ella detrás. Su hijo al recordarlo decía que era la manera que tenía su padre de protegerla,o a lo mejor así podía mirar a todas las mujeres guapas con las que se cruzaba por la calle sin ser visto, "eran otros tiempos" y él, por el contrario, le encantaba coger de la mano a su mujer cuando paseaban, aunque a ella no le gustase porque iba mucho más lenta. También contaba que si a su padre no le gustaba la película que iba a ver al cine ,se levantaba obligando a su madre a hacer lo mismo y marchar. Aunque aquello podía ser motivo de discusión, tal era el respeto que se tenían,que jamás se decían nada.
A él, como a su padre le pasaba lo mismo, aunque con la diferencia de que no salía de la sala sino que intentaba conversar con su mujer rusa mientras ella hacía grandes esfuerzos por entender la película en catalán. "Calla por favor me interesa y no cierras la boca". Cosas de familia que se transmiten de padres a hijos, de madres a hijas, de padres a hijas y de madres a hijos y aunque a menudo querríamos evitarlo, nos sale de forma natural.
Él y su mujer rusa vivían en un pueblo del Vallés Oriental, y él explicaba que vino a vivir por los borregos y no se refería a los animales sino a los famosos panecillos de anís que tanta tradición tenían.
En aquel pueblo, que era conocido como pueblo verde, ellos intentaban comprender y buscar el sentido de la vida. Cada uno con su filosofía particular, con sus valores y su moral. A él de vez en cuando le gustaba fumar algo de hierba y entender al ser humano con toda su complejidad, sentirse joven y aprovechar los momentos que se presentaban para salir de la rutina en la que estaba inmerso.
A ella no le gustaba nada y cuando volvía a casa (él ya sabía lo que le esperaba) caía una bronca en la que no importaba que hubiera gente delante, le superaba aquello, no podía ni mirarlo a la cara y culpaba a sus hijos, porque no eran suyos, de malinfluenciarlo.
Pero que le vamos a hacer, cada uno de nosotros somos responsables de nuestros actos y nada ni nadie nos obliga a hacer algo que no deseemos hacer.
A pesar de ello, a ella le sacaba de sus casillas verlo divagar en sus mismas elucubraciones. Y es que la vida, es una repetición de actos, costumbres, de palabras, de conflictos, de emociones, de sentimientos, de historias que vivimos junto a las personas que queremos y a las que al mismo tiempo a veces odiamos y no soportamos.
Y así decía él: "Nos soportamos, en eso consiste".
Ella se quejaba de que siempre le contaba las mismas anecdotas y cuando se cansaba de escucharlo desconectaba para que sus palabras se convirtieran en un mero zumbido al que ya ni siquiera prestaba atención."¿Por qué no me habla de algo nuevo?
¿Algo que no conozca?" decía entre la indignación y la burla.
Supongo que ahí reside la gracia, en que lo que nos resulta repetitivo en cierto momento, en la ausencia, lo echamos de menos porque es un universo que se ha creado entre dos, y si uno de los compositores falta la sinfonía ya no suena igual. Hay algo que de repente se queda cojo y huérfano. Lo que llegamos a odiar nos llega hasta resultar gracioso cuando se lo contamos a alguien, esté o no esté delante la persona a la que queremos. A menudo la rabia que sentimos no tiene motivo ni explicación.¡Qué fácil sería reír como lo hacemos cuando vemos las mismas situaciones en la televisión, pero cuando nos toca de cerca ya no nos parece tan gracioso.
El caso es que aquella tarde después de volver de una buena calçotada él llegó a casa acompañado por su hija y una amiga de ésta porque tenía miedo de lo que le esperaba. "Quedaos a tomar té" y mientras les decía que se sentaran se oía refunfuñar a su mujer con cara de perro en el sofá. La amiga se sentía algo incómoda en aquella situación y a pesar de que lo único que quería era salir de allí y quitarse el olor a barbacoa acabaron por sentarse los 3 en la mesa.
"No hay nada para merendar, tampoco hay tazas y no pienso lavarlas y si quieres té te lo haces tú. Estoy harta, cada vez que te vas con ellos haces lo mismo, bebes y fumas".
"Pero si no ha fumado nada, ni tampoco bebido, decía su hija, deja de hacerte ollas"
En ese momento se acercó a la mesa y dijo: "huele a pesacado frito"
"Es de la barbacoa", dijo él.
Le pegó una colleja y le dijo: "Mañana verás, hoy no, pero te voy a castigar"
Y así como si nada se fue a la cocina, empezó a sacar galletas, borregos y rosquillas, se hizo un té y se sentó a compartir la merienda que había empezado algo amarga.
Qué extraño resultaba todo, pensaba la amiga de la hija, es como cuando los niños se enfadan y dan la vida en el llanto y a los 5 minutos ya ni siquiera se acuerdan de porque estaban llorando.
Lo más probable es que la vida iría pasando y estas situacines se repetirían una y otra vez, él aprovecharía algún evento para darse algún placer y ella en casa iría acumulando odio preparado a ser disparado sin esperar a que la puerta se cerrara.
Había pasado ya diez años, y ni uno ni el otro sabían cuántas veces habían vivido la misma situación, pero sin embargo se querían y lo que más odiaban el uno del otro sería sin duda lo que más echarían de menos en el futuro en el que uno de los dos no estuviese presente.

Hasta que pasa....

Delante de la puerta de la casa todavía estaba la cinta de los mossos d'esquadra a pesar de que ya habían pasado unos cuantos días desde que ella había abandonado este mundo.
Al pasar por allí de casualidad,aquella cinta, que recordaba la desgracia, me provocó un vuelco en el estómago que estuvo a punto de transformarse en lágrimas.
Familiares con caras desencajadas llevaban cajas entre las manos, quizá objetos que habían pertenecido a su corta vida. Todos ellos, sumidos y unidos en la misma pena que los afligía, intentaban todavía comprender por qué así y por qué ella. Escombros asomaban por el suelo y una fachada destrozada era el escenario que residía detrás de las espaldas sobre las que en ese instante soportaban la pena de la muerte que duraría hasta que se aceptara vivir con la ausencia del ser amado, con el vacío que genera la desaparición de quien jamás volveremos a ver ni tocar.
Frágiles,pensé, como pétalos de una amapola que se desprenden ante un día gris y ventoso, así son nuestras vidas humanas, delicadas como una rosa radiante que se marchita con el frío que acecha, desesperadas cuando no hay más remedio que convivir con la pena y el dolor que supone para los que se quedan al otro lado.
Muerte que deja casas, camas, parques y calles vacías, desiertas de latidos y respiración.Sol que no brillará, flores que no olerán, árboles que no se agitarán, lágrimas que no caerán, palabras que no se escucharán y sabores que no se probarán. Así es, abandono de lo conocido para viajar hacia un sueño profundo donde sentidos ciegos, sordos, mudos e insípidos nos impedirán admirar la belleza que rodea nuestro existir.
Por ello abramos bien los ojos, mastiquemos y degustemos cada momento como si se tratase del último, porque la fugacidad revolotea cerca y cuando nos queramos dar cuenta será demasiado tarde para ser conscientes de que vivir es lo único que podemos hacer y es la experiencia más maravillosa que nos brinda la tierra.

jueves, 23 de febrero de 2012

Jugando a soñar (oda a la A)

Hay amantes alejados, ansiosos por alcanzar alineaciones entre almas
Hay angustias acorraladas por ausencias almacenadas
Hay amapolas que andan hambrientas de alas y alajas
Hay asmas que ahogan antes de admirar el alba
Hay androides y asteroides que anhelan arenas donde asentarse
Hay asquerosos asesinos que apestan a amargura y alcohol
Hay asombrosos y alucinantes ateos que atraviesan antiguas ataduras
Hay armas analfabetas que arrancan al segundo el aliento
Hay amedrantados que se asfixian en el agujero de la ambición
Hay árabes, africanos y albaneses con hambruna anticipada por atroces asalariados
Hay ángeles que acunan, arropan y acaban con las malas pasadas
Hay amenazas que afianzan el absolutismo de alambres dispuestos a atacar
Hay apetito de apetecibles arroces,salsas,alcachofas, almendras, almíbares y albaricoques
Hay aspirinas, antibióticos, antidepresivos, anfetaminas que matan sin analizar
Hay ahora, apacible y alocado, arrepentido y acomodado
Hay arrobas que arremeten contra la amabilidas de la presencia
Hay algas marinas nutritivas, asnos apoltronados y acólitos agobiados
Hay asteriscos acumulados en las alacenas del acobardado
Hay apenados que amasan aceitunas para olvidar la amargura
Hay muchos "ays", aquí y allá, arriba y abajo.

miércoles, 22 de febrero de 2012

¡Señores! que lloren!
Señoras que añoran la ñoras de antaño cuando nada hacía daño
Señores que corroen las alimañas de la noche
Señoras que bailan en tíosvivos sin connotaciones particulares
Señores que escuchan palabras que no entienden y se aburren del mensaje que se pierde
Señoras bienvenidas a esta nuestra noche
Señores que sin ser héroes salvan a los salvavidas que se ahogan en medio de un eterno reproche y ¡menudo derroche!
Señoras que olvidan sin saber que han olvidado
Señores que aceptan resignadamente el destino
Señoras que visten leopardo guepardo pardo
Señores que usan peluquín pélvico para abultar cuando no hay
Señoras que, embriagadas de tristeza, lloran cerveza
Señores abstemios que abandonaron lo que antes fue su gremio
Señoras que esperan milagros de silueta perfecta con pastillas se solución escueta
Señores y señoras frustrados y frustradas porque perdieron lo que jamás tuvieron
El planeta gira y gira, una y otra vez, un día tras otro, pero no nos caemos, sujetos están y estaban nuestros pies aquella mañana de invierno, en un solitario parque de una ciudad catalana.
Inmóvil, estático y mudo permaneció el vagón del tren en el que nos subimos de pura casualidad aquel día de viento.
Él, vestido de negro de los pies a la cabeza, ella con vaqueros y chaqueta de cuadros rojos y negros, el pequeñín no recuerdo, pero sí sé que lo vestía la vergüenza de estar ante un desconocido que no dejaba de hacerle carotas.
No había vías, ni estación, ni megáfonos que anunciasen monótonamente paradas y prohibiciones.
El planeta giraba y giraba, una y otra vez, un día tras otro, pero la locomotora no avanzó, no nos llevó a destino alguno, fue el destino quien nos alcanzó y nos juntó para respirar la magia de la vida en unos asientos sin respaldo, en un tren descapotable sin puertas ni ventanas. No recorrimos paisajes, ni escuchamos conversaciones ajenas y por supuesto tampoco habíamos comprado billete, aunque si lo hubiéramos hecho hubiese sido de ida, hacia el horizonte de la ilusión sin necesidad de mirar atrás, sin rencores, sin reproches ni arrepentimientos, con fuerza y siempre juntos.
Lo único que viajó fue la emoción de lo inesperado porque la vulgar mañana se convirtió en encantadora mañana, se convertía en "mañana" para recordar.
El planeta gira y gira, una y otra vez, un día tras otro y entre los 365 días de un año, aquel fue destacado en el calendario del tiempo terrestre.
El amor y la inocencia se abrazaron, la ternura y la delicadeza se besaron, las miradas infantiles brotaron como una primavera en medio del invierno hostil.
Soñé despierta , admirando su belleza que me hipnotizaba.
Admiré su ser y me enorgullecí de tenerle a mi lado en aquella estación fantástica que nos trasladó a la memoria vacía de tiempo, tiempo que avanzó sin ruedas pero con amor.
Ahora es inevitable acordarse de aquel momento cada vez que paso delante de aquel parque, delante de aquel tren.

Jugando a soñar (oda al abecedario)

Sacos de sueños serpentean sólidos en los sesos
Sinceros, serenos y a veces sísmicos
Son, o suelen ser sentencias de sabios silenciosos
A veces salpican como sonámbulos sórdidos y sucios
Se podrían salar con el suero subterráneo sabático
Se asemejan a soldados solitarios saltando sambas una noche sorda en el sur
Sinónimos de setas, setos, santos y sitios sinuosos
Similares a siestas soleadas suspendidas en soliloquios submarinos
Sufrimientos sanos supeditados al saber del sinvergüenza
Sellos que supuran sacarosa senil
Sicarios que no asesinan pero según la semana sancionan la senda que separa la seguridad del severo secuestro sinsentido
Semáforos sin luces ni sílabas que a sorbos y sin saliva no sabemos segmentar y solventar
Simbiosis de silbatos, que sentados al sol, deberíamos sentir al escuchar el susurro de voces con señales por simplificar
Sagrados como la silueta de una sardina o salmón recién sacado de la sartén
Semillas sangrientas que sufren sino siguen su seducción despierta

martes, 21 de febrero de 2012

Se detuvo

Abrí el congelador y de allí salieron dos pingüinos: "Hemos venido de tu sueño y como hacía mucho calor nos hemos venido a refrescar".
Es verdad que hacía calor pero seguramente estaba soñando. Volví a abrir el congelador y acurrucados se sonreían el uno al otro. Volví a la cama junto a su cuerpo tumbado, cerré los ojos, los abrí y volví a cerrarlos como un niño que juega con un interruptor. "No estoy soñando, hay dos pingüinos en el congelador".
Me levanté, volví a la cocina y con mucho ímpetu abrí el congelador y se oyó decir: "el amor congela".
No entendí aquella contradicción espontánea, "congela, paraliza, el amor es un cubito, un gran cubito de hielo".
Salí escopetada de la cocina pensando en que me estaba volviendo loca. Me metí en la cama, junto a su cuerpo caliente que tanto me encantaba abrazar y lo estreché contra mí, todo lo fuerte que supe, él abrió los ojos, yo abrí los míos y al mismo tiempo los volvimos a cerrar. El amor congela, paraliza, detiene porque en aquel momento el amor se hizo iglú, mediterráneo, pero iglú en el que estalactitas indican los segundos, minutos, horas y la realidad toma forma de inmenso muñeco de nieve. Solté los brazos, separé mi pecho, tomé aire, suspiré y le miré. A mi alrededor, todo parecía en su sitio. En la habitación no había vaho, ni copos de nieve, tampoco vi esquimales besándose con la nariz, pero el tiempo se había congelado por un instante. Entre su piel sólo había silencio helado de amor. Volví a la cocina, abrí de nuevo el congelador y allí sólo quedaban cubitos de amor.

lunes, 20 de febrero de 2012

Entre sombras de luz

Con cuchillo y tenedor así es como les gustaba tomarla. Sin demasiada sal, con algo de especias provenzales, al punto, ni demasiado fina pero tampoco muy gruesa, algo que no fuera horriblemente difícil de digerir.
Solos con mucha calma, bien sentados, sin ruidos, sin gentes y en muy delicado secreto de estado.
La masticaban lentamente, saboreando los matices, sintiendo como la saliva inundaba la boca, como se deshacía poco a poco hasta pasar a un segundo plano, que quizá se añadía a un primero que alimentaban desde hacía tiempo. Plano más plano iban creando secuencias, cada vez más largas, pero siempre, siempre, mudas. Nadie podía enterarse de aquel ritual, nadie debía saber que aquel plato llamado tristeza alimentaba almas calladas que tragaban en medio de una infinitud de médanos desérticos.
Nadie debía compartir aquel plato en el que cada día se ahogaban engullendo palabras y energía que jamás saldría.
Tristeza que daba vergüenza, tristeza de cita a ciegas con la propia conciencia, de solitario tête a tête.
Tristeza de angustias apenadas y frustradas que tantos días era devorada por la melodía del pentagrama silencioso.
Tristeza ¡cuántos cuchillos y tenedores te quedan por probar!
¡Ay tristeza! cuántas bocas te esconden entre dientes de rabia y dolor!
Muchos no hablan de ti, tristeza, o muchos no quisieran presentarte, pero allí te avecinas en las moradas de piel y hueso, en el plato, de a menudo, cada día.
Tristeza, no inundes demasiado y sal de vez en cuando porque parece que cuando te comparten desapareces por unos instantes.

viernes, 17 de febrero de 2012

Un gesto concienzudo

Abre las ventanas ¡mucho!
ábrelas para mirar alrededor
ábrelas con tu cuerpo invadido de silencio
con tu alma llena de quietud
mira, ásomate, embriágate con el olor a viento, a lluvia, a nieve, a sol
emborráchate de pájaros, piedras,montañas,árboles, y cielo
ahógate de oxígeno, de risa, de lágrimas, de miradas, de palabras mudas
ensordece con latidos, murmullos, canciones, respiraciones
abre las ventanas ¡mucho!
dile hola a la muerte
acariciala como una sabia y gran amiga
como una sabia y gran consejera
como un espléndido despertar a la vida
Abre las ventanas ¡mucho!
olvida lo tóxico, las interferencias la niebla, el moho, el vaho
todo aquello que pudre y deshace, que adormece y detiene
Abre las ventanas ¡mucho!
y cuando los párpados no sientan el vidrio, no vean cortinas, cuando sirvan de esponja donde acumular y limpiar podremos volver a mirar por la ventana
para comer paisajes, degustar colores, escuchar sabores y tocar la magia del estar

viviendo del cuento

Palacios irreales de nobleza vagabunda,así es como imagino una vida justa
Pero sin poder evitarlo hay:
Condes/esas que se esconden detrás de cuadros y mansiones
Barones/as de cuentos porque viven de ellos
Príncipes y princesas por la gracia de un dios supremo inexistente
Reyes/einas* en las que sólo puede creer mi fe atea
Duques/as, personas banales que viven en nubes de algodón sin moral entre ceja y ceja y sin remordimientos por su condición
Espantapájaros y pájaras vestidos de corbata y bisón
Estatuas de cera que no merecen galería ni museo porque es imposible admirar tanta vanidad y cachondeo
Castillos de billetes vacíos de corazón y emoción
Barcos de vela de eslora desmesurada,de espacio y energía malgastada
Sentiminetos materiales, comodidades exageradas por la herencia acumulada de una historia mal inventada
Imagen de papel y cartón
Sin esfuerzo, todo les viene dado
Y se pretenden diferenciar exponiendo su lado acomodado
Mentiras que hemos aceptado y a las que hemos otorgado un respeto inadecuado
No sé si pensar en la revolución francesa pero al menos sí unas "retallades" en unas cuantas mesas

*(por cierto nada que ver con la palabra catalana "eines" que deberían ser útiles)

martes, 14 de febrero de 2012

Evolució

Vull ser lleugera com una pluma
Somriure a la vida
Parlar quan tingui la necessitat
Cridar quan hagi de fer-ho
Volar i aterrir ben prop del meu cor
Somiar desperta i caminar cap a l’acció
Desitjar i fer
Fer i gaudir
Gaudir I ajudar
Ajudar I créixer
Créixer I entendre
Entendre I acceptar
Acceptar I perdonar
Perdonar I estimar
Estimar i donar
Donar i no esperar
Esperar i observar
Observar i silenciar
Silenciar i parlar
Parlar i compartir
Compartir i assolir
Assolir i alliberar
Alliberar I ballar
Ballar I pujar, però
Pujar I baixar tornant a pujar sense baixar a on havíem estat

Arte=Juego=Equilibrio=Presente

Crecemos y en lugar de volvernos más sabios, más tranquilos, más inteligentes, más auténticos, más abiertos, más, nosotros mismos, nos invaden los miedos, la soledad frustrada, el pesimismo, la decepción, la desilusión, el arrepentimiento, la resignación, el aburrimiento, la intolerancia y la incomprensión. En Australia, los aborígenes cuando cumplen años cambian de nombre para describir la nueva conciencia adquirida en ese momento. Así deberíamos hacer, celebrar el conocimiento, la sabiduría que la experiencia vital nos permite ir descubriendo para entrar en simbiosis con lo que nos rodea y con nosotros mismos.
A menudo, lo que ocurre es que la vida nos resulta tan banal y absurda que aceptamos el destino perdiendo la fuerza de seguir creciendo, descubriendo y destapando los secretos que esconde nuestra alma quien, inevitablemente, forma parte del infinito universo.
Rutinas que matan la creatividad y abocan a apagar toda luz que el ser humano lleva dentro, pero la bombilla no puede fundirse así como así, hemos nacido para inventar, para transformar y crear. Y aquí es donde debería entrar el arte, uno de esos inventos que ilumina, que nos invade y evade, nos emociona y sobre todo nos ayuda a mejorar nuestra humanidad. Leer, bailar, pintar, moldear, esculpir, dibujar, actuar, tejer…cambiar la pasividad negativa y el desasosiego mental por la imaginación y la liberación de los cuerpos que a menudo nos encarcelan. Seguir luchando por nuestros sueños y deseos deshaciéndonos de condicionamientos absurdos. Aceptar el universo que yace en el núcleo interior para alcanzar el vacío infinito de lo impredecible e inesperado.
La experiencia que nos brinda la vida nos ayuda a trazar un itinerario donde seguir indicaciones que sólo nosotros podemos escribir. Derecha, izquierda, adelante, atrás, 10 kilómetros o 100, según la oscuridad que dejemos entrar en nuestra conciencia creadora.
Inventar mundos inexistentes para escribir el guión donde ser protagonistas de nuestra ilusión que sana heridas pasadas.
Como dice Jodorowsky en La danza de la realidad “el arte no sólo debía sanar el cuerpo sino también el alma. La conciencia puede domar nuestra animalidad, no reprimiéndola sino dándole oportunidad de realizar tareas sublimes”.
Jodorowsky, vale mucho la pena.

jueves, 9 de febrero de 2012

las otras...

Niña
Niña de cristal te envenenas con el placer
Eres frágil y débil como un bebé al nacer
Buscas sufrimiento donde no lo hay
Te empeñas en creer historias que no te cuentan
Inventas monstruos que te atormentan
Quieres paz y te abalanzas a la guerra
Sin poner los pies a tierra
Te odias y regocijas entre lágrimas
Me pregunto hasta qué punto puede olvidar lo que no quieres rechazar
¿Cuánto más escucharás al diablo hablar?
¿Cuántos vicios lícitos infinitos engullirás
Te vistes de mentira y almacenas basura en tu cordura
Escondes tu estrella para admirar la luna
Destrozas y sollozas y vuelves a la cuna
No hay mano que te meza ni palabra que te ayuda
Niña de cristal estás sola en tu duda
Sola en tu lucha, sola hasta que quieras ponerle cura.



Mujeres

Mujer, bella mujer, bella y creativa mujer, sensible y generosa mujer,
¿Qué haces ahí parada?
¿Qué absurdas fuerzas te impiden mostrar todo lo que en la oscura cueva reside?
¿Qué peso invisible recae sobre tus hombros?
¿Qué comparaciones absurdas recaen sobre tu cuello?
Tienes mucho que enseñar, que compartir, algo que emprender en este escueto pero extraño camino que es el vivir.
Tu duda oscila entre qué cambiar y qué aceptar, contra qué luchar o con qué reír y así discurres entre el drama y la comedia.
Siempre preocupada por el gran hermano, la gran hermana, el gran padre, la gran madre, ahora entiendo los “grandparents”.
Por qué tanta vulnerabilidad, fragilidad, desconsuelo, desorientación e inferioridad?
Por un momento podrías ser avestruz, ostra misteriosa, piedra y hierro, puro y duro cemento
Ser fantasma sin alma, nube espesa para borrar el peso de los miedos y el dolor
Desterrar el disfraz de la inseguridad y vestir de luto a la desidia

Helga y otras mujeres

HELGA (FORMA SUECA DE OLGA, viene de hellig, santo. Pura, inocente bondad y perfección espiritual)

Helga formaba parte de un grupo llamado los hachemitas. Muchos pensaréis que tiene relación con una dinastía árabe emparentada con Mahoma, pero muy lejos de esta definición los hachemitas son fieles defensores de la letra H. Allí donde los académicos lingüísticos negaban el silencio de esta espléndida letra, estaba Helga, fiel a su cita, como una de las madres de la plaza de mayo, para reivindicar la brillantez y la elegancia que esta muda letra daba a las palabras.
Helga, como muchos defensores de la lengua no quería que se perdiese estas dos paralelas conectadas entre sí por un puente que provenía del hebreo. Esa letra comodín que junto a la C, podía crear hermosas palabras: chorizo, chiste, chistorra, chata, chollo, chicle…y un gran etcétera que podríais completar echando un ojo al diccionario.
Hormiga, harmonía, harmónica, hiedra. ¡Qué serían todas ellas sin la protección que entregaba el escudo de la señora H. Aquella letra era un verdadero misterio y en el único momento en el que podíamos escucharla era cuando un español se ponía a hablar en inglés: hot mail se tranformaba en “jot mail”, i have en” i jav” y los mejores hits en “jits”. A Helga le resultaba muy gracioso porque le sucedía lo mismo cuando la gente la llamaba por su nombre: JELGA, aunque luchaba por los derechos de la hache, entendía que la gente necesitara hacerla sonora cuando se referían a palabras castellanas. En realidad era el único momento en el que podía hacer que existiera aquel fantasma que no vestía de blanco pero sí que pasaba desapercibido con su sigilo. Esa era la hache, una gran tímida que no necesitaba hablar pero que era fiel compañera de sus amigas. Una hache que perduraba en la historia del abecedario y que como tal era digna de seguir existiendo. ¿Por qué eliminarla? ¿Deberíamos entonces eliminar cada una de las letras que no se pronuncian en otros idiomas?
Helga pensaba que la existencia de aquella pretendida desterrada tenía una lógica explicación etimológica y que por tanto defendería su presencia con fervor hasta que acabaran sus energías. Helga no estaba sola, cada día eran más los hachemitas que se sumaban a la causa y que luchaban por un mundo con hache. Ésta era la única manera de que el lenguaje no se fuera perdiendo, de que la riqueza de las palabras no fuera arruinándose hasta caer en la pobreza más absoluta. Si la hache se perdía por la oscuridad universal, con el tiempo desaparecería la V o la B y después se borrarían los acentos y quizás escribiríamos N delante de P y B. Para Helga era una hecatombe que se olvidaran de su magnífica letra, aquella que a pesar de estar tan callada había dado mucho de que hablar. Ella, desde su tierna infancia había estado predestinada a defender la primera letra de su nombre que con tanto orgullo escribía. “Helga sin hache no sería lo mismo”, se decía, aunque a veces le costaba explicar este sentimiento. Para ella era como aquella sinfonía a la que le faltaba una nota, una coreografía sin ritmo, un amor al que le faltaba chispa, un chiste que no tenía sonrisa.

viernes, 3 de febrero de 2012

sirena solitaria

Sola, aprender a amar la soledad, abrazarla y degustarla durante años hasta que su sabor se pierda entre silencios enterrados.
Sola, porque no necesita su calor, sus palabras y aprobación
No desea esperar sus labios, sus consejos o su escucha
No debería querer cambiar su esencia porque sabe que volará
Duda de su amor, pero no importa, pasa página y cierra puerta
En el horizonte hay todo un océano donde nadan bancos de peces libres y desconocidos
Tú, sirena silenciosa, sin apenas zambullido no te preocupes porque siempre llega el ruido
No pierdas las riendas por miedo a perder lo que jamás fue tuyo
Ya llegarán cebos, redes y anzuelos entre murmullos
Ni tritón, ni brujas con tentáculos en las piernas detendrán los movimientos de tu cola que late con pasión
No hay estanques de agua turbia
Sólo espejo de luna donde poder reflejar la belleza de los nenúfares una noche tibia
Fantasía de niños, podrás cambiar branquias por piernas
y caminar por un mundo raro en el que sorpresas se esconden entre faros
Flota en agua, o en tierra, entre rayos y nubes
Sube al globo aeroestático para olvidar lo que conociste en las urbes
Aterriza y dibuja escaleras por donde subes y desde allí gritar a los cuatro vientos que necesitas movimiento
Escucha a campanilla a tu alrededor
y abandona al cisne negro que da tanto pavor
Abre la jaula donde se balancea el corazón
y ponle alas de compasión y comprensión
Calma las olas que rompen con dolor
Aléjate de tsunamis, terremotos, torbellinos, remolinos y tornados que remueven sin razón lo más preciado
Hablan las caracolas entre susurros esperanzados
Para decirte que la marea bajará, se alejará el temporal y tú, sola, con la esencia del mar permanecerás en libertad
No tengas miedo sirena, hay muchas camas para esas escamas
Sin olvidar que mientras tanto vas compartiendo muchos encantos.

martes, 31 de enero de 2012

Pachamama

Iba yo de paseo en busca de ricas, sabrosas, tiernas, dulces y jugosas moras cuando de repente me entraron ganas de(hablando en plata) cagar. Por supuesto no tenía papel pero pensé “no importa, algo inventaré”. Arranqué unas hojas de junco bien largas y me escondí en lo que hacía tiempo había sido un río. Dejé mi huella impregnada en las rocas y las moscas ya revoloteaban contentas pensando en el festín que se iban a pegar. Las hojas frescas y suaves cumplieron su función con bastante satisfacción. Tonta de mí que después de mi cuenta de que llevaba la libreta en la que estas palabras escribo, podría haberme limpiado con hojas cuadriculadas pero la naturaleza me ofreció su fresca belleza. Al final de la odisea me planté delante de la morera y comí hasta atiborrarme. ¡Qué placer tan sencillo! Arrancar, comer y listo. Sin supermercado, sin dinero, sin colorantes ni conservantes.
Lindo planeta en el que vivimos, ricos frutos, hermosos paisajes, preciosos ríos, santa calma, estupendas tierras, increíbles montañas, fabulosas puestas, asombrosos destellos, indescriptibles luces, maravillosas cascadas, bonitos árboles, alegres flores, mágicas estrellas, misteriosas lunas, guapas praderas, hermosos desiertos, apabullantes bosques, ansiada armonía ¡todo esto, todo!
Y sin embargo no es suficiente para hacer ver al hombre que es uno más dentro de este gran decorad, no basta para anonadar nuestra mirada y querer comernos tanta belleza. Nos dedicamos a borrarla o dibujarla con el lápiz de la destrucción y el horror. Así pues el resultado no es otro que el de horribles paisajes, malolientes ciudades, contaminados ríos, sucios bosques, desiertas selvas, chumascados árboles, artificiales frutos, envenenados alimentos, enfermos animales, asquerosos humos estúpida vorágine, insoportables ruidos, imparable inmundicia, putrefactos mares, grises cielos, creciente cáncer, prematura muerte y mugrientos cementos.
Y así con el adjetivo delante, como lo haría un inglés, seguimos calificando nuestra amada tierra. Ella no se lo merece, ella, como nuestro animal de compañía nos da todo sin esperar nada a cambio. Si perdemos el respeto y el cariño por ella, la amistad y protección que nos brinda cada día, señoras y señores estamos abocados al fracaso. Porque no son los billetes los que hinchan nuestros estómagos sino nuestra querida madre tierra. Si no a la ayudamos a que pueda ser ella, espontánea, linda, gnerosa, abundante, sana, e inteligente, la perderemos como el que pierde a un ser querido. Si no la dejamos que se vista de otoño, que se luzca de verano, que cante en primavera y refresque en invierno, estamos perdidos.
¿Tan poco cerebro yace en el cráneo? Es ella, sólo ella quien nos invita cada día a estar vivos, ella quien nos creó, así como a todos nuestros antepasados habidos y por haber , hasta los orígenes de los orígenes de este ser llamado humano. Somos el resultado de su invento, somos parte de sus genes y átomos.
¿Por qué no coger sencillamente lo que nos entrega y lo que realmente necesitamos?
¿Por qué no disfrutar sin avasallarla? Por qué no adaptarnos a su sabiduría?
Nos inventó, nos transformó, nos moldeó, nos alimenta, nos da la vida y a ella se la estamos quitando.
No tiene sentido, en vez de caminar de la mano junto a su traje de reina, la disfrazamos de monstruo apestoso. Ella no habla pero siente, ella no canta pero es alegre, ella aguanta pero también llora, ella regala y no posee, ella nos cobija sin alquiler, nos mantiene sin impuestos, nos acuna en el tiempo. Ella baila, nosotros no seguimos su COMPÁS.
¿HASTA CUÁNDO MÁS?

lunes, 30 de enero de 2012

acepta y desprende

"Aceptar su propia locura” escuchó decir al chabón pelado con aspecto de hare krishna.
Cada uno de nosotros tenemos un dolor, una herida, un fardo contra el que luchamos cada amanecer. Quizá si el ring de la mente se mantuviera en calma sería más fácil no buscar culpables o responsables de lo que uno mismo no sabe solucionar o aceptar. A lo mejor si detuviéramos la tormenta invisible donde las palabras inundan el ánimo hasta sumergirlo en las profundidades del océano, podríamos bailar al son de la espontaneidad desinhibida y liberada que todo cuerpo reclama a gritos ahogados.
Pájaros sin muebles ni maletas que no temen al hambre y la pobreza.
Ríos de libertad que siguen su curso hasta confluir en un mismo mar donde bañarse juntos en un mismo elemento. Desnudos de temor, despedidas del miedo y entierros del dolor.
Fuerza que viaja sin carretas por las autopistas de las venas.
Ilusión real en la tierra que nos ve nacer y morir.
Destierro, éxodo, lejanía y distancia de angustias paralíticas.
Soledad compartida con las sonrisas de otros, con la música que traslada sin movimiento pero con el viento de una flauta.
Ideas soñadas y cumplidas en el planeta de la fe, sin dogmas ni imposición. Mucho más allá del bien y el mal, de dictaduras colectivas e individuales, de tropiezos reiterados con la misma raíz. Por encima de dar esperando a cambio, con intuición y alcanzando sabiduría. Pisoteando la rabia, el rencor, el enfado susceptible e infantil de niños inmaduros heridos. Evitando hacer lo que se critica pero siendo lo que se anhela. Descorchar los tapones, desatascar las tuberías del pasado. Encontrar las llaves de cerrojos escondidos. Abrid las compuertas de lo imposible y luchad por la verdadera fantasía.

jueves, 26 de enero de 2012

ES LA HORA!!!!!!

Es hora de cavar bien hondo, de sacar las malas hierbas, de preparar el huerto fértil y plantar las buenas semillas.
Es hora de olvidar la queja
Es hora de crear y luchar, de desprenderse y aceptar
Es hora de analizar y comprender, de pacificar y pacificarnos
Es hora de amar el presente y abandonar el pasado en un desierto lejano
Es hora de ponerse en pie y encontrar cimas donde distanciarse y luego aterrizar con raíces para poder elevarse
Es hora, ya es la hora de enfadarse con los fantasmas que asustan
Es hora de creer para compartir, de crear para olvidar y amar
Es hora de ilusionarse, de jugar, de soñar y construir
Ya va siendo hora de escuchar, de abrir, de entrar y salir, de morir para nacer, de aprender para deshacer, de entender para ser, de perdonar para sonreír
Es hora de conducir, de picar, de reducir, de observar y dudar para no sucumbir
Es hora de montar, salvar, volar y regar
Es hora de cohesionar, relacionar
La hora de las campanadas sonadas, la hora de alejar la maldad
La hora del bien y el mal inexistentes
La hora de borrar lo incoherente
La hora de la era sin crítica, sin prejuicios, de sentir el corazón y la intuición
Es la hora, el minuto, el segundo del amor, la ternura y claridad
Es la hora de masticar, digerir y avanzar
¡Es la hora!
Es hora de ponerse en hora ahora
Es hora de inventar y brillar, de expresar, mirar y razonar
Es hora de concienciar, de cambiar, de rechazar y proponer, de evolucionar hacia algún lugar donde descansar
¡Es hora! ¡Es ahora! ¡Todos! Codo con codo, palabra y oreja, alma sin piel, corazón sin hiel
Es hora de vivir con libertad y justicia hasta ahogar la codicia
Es hora, ya es la hora, ya llegaron las agujas que asesinan la ambición, ya es tiempo de caminar con ilusión.

Películas

¡Cuántas películas en el inconsciente!
La vida no es como en esas fantasiosas historias condensadas que a menudo nos cuentan. Nosotros recreamos dentro de nuestra pequeña cabecita imágenes de vidas que nos gustaría sentir en el momento en el que las construimos. Me río (por dentro), porque resulta ridículo pensarlo, sobre todo cuando el pensamiento incluye a la persona que tenemos al lado y ni siquiera conocemos de nada. Si este desconocido tan sólo pudiera vislumbrar una idea sobre lo que en segundos nuestras neuronas pueden llegar a conectar, éste también reiría, se sonrojaría o más bien alucinaría. Y aunque la fantasía nada tuviera que ver con la realidad que podría llegar a crearse, me haría ilusión que sucediera, no sé si por ser algo inesperado o por sentirme halagada. O a lo mejor me sentiría incómoda y ese pomposo sueño despierto se destrozaría en añicos cuando estuviese desarrollándose delante de mí. Pero al menos habría conseguido, en ese momento, ser directora y protagonista al mismo tiempo de mi vida e imaginación.
Por eso existen las películas, porque las ideas que todos pensamos y que no nos atrevemos a decir o hacer las transformamos en historias que contar. Uno, después, se siente identificado porque no está tan alejado de la realidad, porque son deseos escondidos y reprimidos que hierven en el interior cuando somos espectadores. Frente a la pantalla nos decimos “ojalá me pasará algo así a mí” y quizá suceda cuando encontremos a alguien que se ponga de acuerdo con nosotros para poner en práctica inesperadamente lo que jamás nos hubiéramos atrevido a hacer o decir. Y es precisamente cuando surgen estas situaciones cuando salimos de la monotonía de nuestras vidas hasta el momento en que todo vuelve a la rutina conocida y reaparecen los deseos ansiosos por romper cierto aburrimiento existencial. Pero al fin y al cabo se trata de disfrutar de lo que se hace sin sufrir por lo que no sucede y no despreciar el presente por amar demasiado un futuro mejor.
Solemos buscar señales, una mirada, un dibujo, una palabra, una música, una mujer embarazada, una moneda, algo o alguien que creemos nos ayudará a encontrar un camino para tomar una decisión. Damos pasos y a medida que avanzamos en una perpendicular nos encontramos justo en ángulo recto con otra persona. Y uno se pregunta ¿Ha dado justo la misma cantidad de pasos para llegar al mismo sitio que yo? Líneas que se cruzan porque son consecuencia de los caminos y atajos que vamos tomando. Diagonales, curvas, círculos y no sé cuántas formas más pueden llegar a crear los humanos en el espacio vital. Pura matemática geométrica que converge en puntos de encuentro, química explosiva de roces casuales, física del movimiento y la energía que fluye libremente entre los átomos del planeta.
Jamás me había planteado la existencia desde este punto de vista científico, pero sí, son formas, movimientos, cálculos, encuentros, tangentes, paralelas, ángulos, probabilidades, energía…
¡Vaya! son teorías nacidas de la observación de los cuerpos y todo está en todo, nada permanece separado. Y aunque a menudo deseemos que nuestra recta se cruce con otra, deberíamos saber que la recta puede avanzar sola durante algún tiempo hasta tener que formar ángulo recto. Hasta entonces se puede ir recogiendo y resolviendo los baches e incógnitas que el camino nos regala.
Abramos bien los ojos y apreciemos la belleza que ante nosotros acontece, un día éstos estarán cerrados.

lunes, 23 de enero de 2012

El ser humano es capaz de transformar los recursos naturales en energía que después será utilizada para su propio consumo y bienestar.¿Por qué no cambia entonces su energía interior para utilizarla de una forma correcta y positiva?
¿Por qué no hace en su foro interno lo que consigue con lo que le rodea?
Si tuviera que nombrar una de las tantas adicciones que tiene el hombre,sin duda haría alusión,como fuente principal de energía negativa,a los pensamientos. Día tras día, hora tras hora, minuto tras minuto, uno se va cargando de una electricidad que no necesita, utiliza batería,pilas y placas solares envenenadas que van transformando al ser vivo consciente en un zombie,en un drogadicto autómata que no sabe cómo desintoxicarse de la sustancia que él mismo genera. Pensamientos que invaden el cuerpo hasta estancarse y sedimentarse en capas profundas que deberían desenterrarse como el que busca fósiles o ruinas romanas. Flujos que las mismas neuronas fabrican para luego convertirse en tensiones, enfermedades y dolores.
¿Tan difícil es despedirse de esta contaminación?
¿Tanto esfuerzo requiere usar la energía de una forma sostenible?
Hablamos de ecología, de respeto a la naturaleza y no somos capaces ni de cuidar este cuerpo que tan poco comprendemos.
Necesitamos creer en nosotros mismos y que crean, que nos den luz para después alumbrar.
Dejas atrás facturas,achuras,changas,minutas,totoras,ojotas y burucuyás
Conociste turros,tangos,guachos,chanchos,puchos y truchos
Y entre ceibos,timbós y pocos pesos charlaste,amaste y compartiste
Algún que otro día nos acompañó el olor a bosta
Pero siempre entre amigos y risas y mucha joda
Sambas, chacareras y murgas te hicieron llorar
porque sabías que todo aquello ibas a añorar
Rozaste grandes amistades que la distancia alejaría
E imaginaste a su lado lo que jamás verías
Dos carpas sin agua se juntaron en la pampa
Y con amor y respeto morfaron con calma
Una sopa, un chipá, un choripán y alguna
que otra milanesa tomamos con sorpresa
Mates,debates y relatos con humor exaltaron carcajadas con sabor
Descubriste cómo dialogar con las hormigas
y que el pasto siempre es buena compañía
Con el alma hinchada de tanta generosidad
Muchas dudas tuvimos antes de marchar
Y es que Argentina, Buenos Aires, La Matanza, Isidro Casanova y Semillas
nos trató como familia
Ahora entre dos tierras como dice la canción se enreda nuestro corazón