blog sindria

viernes, 17 de septiembre de 2010

¡Vaya con el insomnio!

Como la garganta del diablo en Iguazú
A borbotones sin poder detener el flujo
Emanan, saltan, bailan y circulan todas ellas
Un ir y venir constante de entes que deambulan sin cesar
Peces que saltan en medio del mar
Carreras de coches encadenadas
Que a menudo no sirven de nada
Ecos diversos que necesitan salir
Juguetes infantiles con los que debatir
Espinas que con pinzas debemos extirpar
Y con cuyas puntas podríamos escribir un sinfín de nimiedades
innecesarias pero latentes en nuestras mentes
Vómitos absolutos
Extracciones urgentes que no serán calmadas hasta observarlas en el papel presentes
Puras ganas de catarsis, de vacío, de impotencia si no salen las palabras
de esta esponja húmeda, en la que como un ejército de hormigas, se pasean a su libre albedrío
Se persiguen, se rozan, se aman y abrazan
Se encuentran en la noche de unos ojos abiertos
Donde la batalla contra el sueño que no llega
Nos hace impotentes y al mismo tiempo algo dementes
Despierto, activo a pesar de que era su hora, no de morir sino de soñar
Activo con la conciencia del que lo observa, con la diferencia de que los sueños también se viven sin la conciencia de estar dormidos
Allí está, él, rosa, como una nuez gigante preparada a no ser comida más que por la preocupación de no poder desconectarlo con un botón
Inundado de palabras e ideas que recorren sus caminos como la savia lo hace en las venas de un árbol sano
Unas ganas irremediables de levantarme me sobrecogen
Con el corazón compungido comenzaría a escribirlas, pero son las 6 de la mañana
y con su espada apuntando en el núcleo me dice que hay que dormir
¡Qué cara dura! Me contagia la ilusión y al mismo tiempo me la quita
Pero no importa porque en todo este embrollo me repito una y otra vez que la memoria, mañana, me llevará hacia donde quiero llegar
Allí donde la libertad me hace expresaar lo que ahora mismo quiero liberar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario