blog sindria

viernes, 24 de septiembre de 2010

Autonomía caudal

Podría parecer que ahora mismo voy a comenzar a hablar de trasvases de ríos,de desarrollos de transportes fluviales o del derecho y libre albedrío que los ríos tienen para fluir en nuestro planeta, pero no, no hablaré sobre la libertad e independencia que tiene el agua con respecto a su caudal. Tampoco hablaré sobre las personas caudalosas y sus mares de dinero independiente pero sí de lagartijas y sabandijas, no en el sentido de personas despreciables, al parecer las pobres sabandijas tienen un aspecto desagradable, sino en el sentido más faunístico de la palabra.
Estoy a punto de salir de casa para correr y tropiezo con un pequeño reptil al que intento agarrar con las manos con tan mala suerte que se desprende de su ser un pedazo de cola. Sale escopeteado para esconderse entre la maleza y me quedo observando el trozo de vida que increíblemente tenía mucha vida, mucha más de la que yo pensaba. Me siento, me quedo perpleja porque aquel pedazo de carne no dejaba de agitarse,
y en ese instante me hubiera gustado tener un cronómetro porque estaba estupefacta ante la duración de la agitación, ante aquello que casi parecía otro animal. Al cabo de unos minutos me digo que tengo que irme porque me estarán esperando y no quiero llegar tarde y tener que explicar que mi retraso se debe a quedarme pasmada ante un trozo de rabo...de lagartija..porque a lo mejor en ese caso hubiera sido más comprensible.
Al volver me propongo encontrar cuál es el tiempo máximo que un trozo de cuerpo reptiliano consigue ser autónomo sin caudal. Y curiosamente me encuentro con la explicación de la gran técnica de estos seres llamada Autonomía caudal.
Bueno, pues es toda una estrategia, los reptantes pretenden engañar de esta forma tan sutil a los predadores, mientras la serpenteante cola realiza su frenético baile(esto parece un documental de Rodríguez de la Fuente)para despistar a sus cazadores, ellos tienen mientras tanto tiempo de huir hacia las lejanías del peligro.
Qué listillos, despistando con sus carnes y con la suerte de que una vez se desprenden de ella al cabo de un tiempo vuelve a crecer. Al parecer no sucede únicamente con los reptiles sino que ciertos mamíferos también se desprenden de la piel de la cola para evitar el final de sus vidas.
Y aquí podría finalizar la información que quería compartir con vosotros, pero resulta que toda esta indagación me ha hecho ver la luz, y ahora entiendo muchas cosas.
A ver, si extrapolamos este infalibe método a los mamíferos, más conocidos como hombres, podríamos llegar a la conclusión o hipótesis que ahora quisiera proponeos.
Si un hombre se ve en peligro de ser devorado por una fémina depredadora que no es de su agrado ¿podría llevar a cabo la autonomía caudal?
Hay que imaginarse la escena, el macho ibérico español se desprende de su apreciado rabo para distraer a la predadora en potencia que se disponía a avasallarlo por cualquiera de sus costados. Allí en medio de la discoteca, calle, bar, pub o concierto observamos la membrana fibrosa saltando de alegría porque su plan ha funcionado. Y es aquí donde llega la iluminación, como la imagen de Germinal en el que una mujer corta sin escrúpulos el pene de un hombre y lo levanta con gran victoria entre sus manos, y es que así es como se inventó el MASTURBABOR, señoras y señoritas, solteras y no tan solteras, es la autonomía caudal reptiliana la que nos permitió inventar el vibrador sin cuerpo.
Sí, sí, quizás una mañana, una mujer hace unos años salía de su casa tranquilamente y observó como un trozo de cola reptiliana hacía break dance en medio de la calle y pensó: menudo flow, qué vibración...la verdad es que no sería mala idea si les sucediera a los hombres, porque de esta manera nos consolaríamos con una parte y no con el todo.
Y vaya vaya, mira por donde que nos conformamos con unos pequeños movimientos cuando no hay más remedio que consolarse de forma autónoma con el trozo de falo siliconado que tanto se ha modernizado en estos tiempos de Tuppersex.

2 comentarios:

  1. sindria!!! jajaaj genial!! he rigut molt!!! i després diu que no fas monòlegs?? madre de deu!!! jo l'he vist aquest..lo he visto!


    -ro.

    ResponderEliminar
  2. jo també crec que ací hi ha un bon monòleg. m'agrada molt. àng.

    ResponderEliminar