blog sindria

martes, 30 de marzo de 2010

Descontrol

Él compone una sinfonía funesta de notas de cementerio,de lápida rugosa y pesada, de tortura gratuita que penetra sin tocar la piel más frágil.
Latigazos invisibles que conducen a la incomprensión, al bloqueo, a la parálisis incontenible.
¡Gritos de sufrimiento!rabia estancada de capas sedimentadas siglo tras siglo.
Chillidos silenciados, encerrados en la habitación blindada, ruidos ensordecedores que retumban en las paredes sin salida, ecos encarcelados en la prisión de carne y hueso, encadenados, atados e inmovilizados.
Energía derrochada hacia acantilados de abismo.
Explosiones retenidas, contenidas, enturbiadas, dormidas, sedadas, drogadas de hormonas confusas y cobardes.
Furia no rebelada contra neuronas que corren a su libre albedrío, que crean campos magnéticos contra los que no se encuentran armas adecuadas para luchar o simplemente no luchar.
Suspiros reprimidos, controlados, vestidos, recubiertos, rellenos de ansiedad invisible, intangible.

1 comentario: